“¡Salí de ahí, Maravilla!”

“No extraño nada, porque dejó de apasionarme, no lo disfrutaba. Tengo tantos dolores: la rodilla derecha está terrible: me duele todo el tiempo. Me tienen que operar, poner una prótesis. El hombro izquierdo está arruinado. La humedad de Buenos Aires es terrible para mí. Me duelen mucho las manos. Todo por el boxeo. Muchas fracturas, lesiones que no se irán nunca. Además, en el boxeo tiré todos los golpes que tenía que tirar”, fue la respuesta de Sergio “Maravilla” Martínez a mi compañera Andrea Silvera, en marzo pasado, cuando ella le preguntó si extrañaba el boxeo.
¿Por qué Martínez cambió de parecer tan rápido?, es la pregunta que nos hacemos quienes leímos aquella entrevista exclusiva de El Tribuno.
Con tantos dolores acusados, las preguntas serán: ¿cómo llegará Maravilla a este combate?, ¿será un “paquete”?, ¿lo hace porque necesita dinero? 
Por las dudas y como pasó ante el mismo Julio César Chávez Jr. en los últimos segundos de su combate en 2012, cuando fue al frente y estuvo a punto de perder, le decimos: “¡salí de ahí, Maravilla!”, como gritaba desesperadamente aquella noche el relator de televisión Walter Nelson.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...