La Universidad está  paralizada por la  toma del Rectorado

La toma del Rectorado de la Universidad Nacional de Salta (UNSa) lleva más de seis días y ya impacta en el funcionamiento de esa casa de altos estudios. Estudiantes encaran esa medida de fuerza en reclamo de más recursos para el sistema universitario y la resolución de las paritarias docentes.

Desde la UNSa difundieron que la toma, que impide el acceso de los trabajadores a las distintas dependencias, "provoca la suspensión de los servicios básicos". Mencionaron el comedor, el pago de becas y demás tareas que se cumplen en el edificio. "Además, restringe el funcionamiento del Consejo Superior, la administración central y las bibliotecas, afectando los derechos de toda la comunidad universitaria", comunicaron las autoridades.

Jorge Ramírez, secretario general de Adiunsa, señaló que las medidas de fuerza continuarán durante toda la semana. "Se aprobó por unanimidad el paro en buena medida gracias a la gran marcha que hubo el jueves pasado en todo el país", expresó. Y adelantó que el viernes se analizará como sigue la protesta.

Ayer se realizó una asamblea en la que los docentes buscaron avanzar para determinar las actividades del plan de lucha. Uno de los puntos acordados fue el dictado de clases públicas, a las que sumarían a trabajadores de la Subsecretaría de Agricultura Familiar, donde se registraron despidos.

También brindaron apoyo a los alumnos que llevan adelante la toma del Rectorado.

Impacto

Autoridades de la UNSa remarcaron que la toma del Rectorado impacta en los trámites de concursos docentes y de personal de apoyo universitario en curso; impide la designación de los que ya concursaron; imposibilita las tramitaciones de las obras en construcción y que se ejecuten las proyectadas.

Por otra parte, señalaron, suspende las compras de insumos y equipamientos para las distintas dependencias, poniendo en riesgo el funcionamiento de los comedores universitarios, el pago de los contratos, los trámites de convenios y becas al exterior, la tramitación de certificados y títulos de grado y posgrado, y demás tareas que se desarrollan en el ámbito de Rectorado y del Consejo Superior.

El Consejo Superior, por cierto, a través de la resolución 260/18 expresó por unanimidad el apoyo al plan de lucha que llevan adelante los docentes, incluso adhirió a la marcha que se realizó el 30 de agosto.

"Se hace necesario señalar que por este motivo la UNSa se ve imposibilitada de cumplir con las obligaciones administrativas y económicas, así como el resguardo de los bienes y la seguridad de los documentos que se tramitan en el ámbito de Rectorado, y deslinda responsabilidades por la demora o incumplimientos de tramitaciones sustanciales para el funcionamiento de la Universidad", comunicaron la autoridades.

"Las autoridades se ven imposibilitadas de garantizar el cumplimiento de las actividades que se desarrollan en el ámbito de Rectorado hasta el levantamiento de la toma y el restablecimiento del normal funcionamiento del mismo", agregaron.

 Más reclamos

Michael García, vocero de la toma del Rectorado y estudiante de Ciencia de la Comunicación, sostuvo: “Esta lucha es también por las mejoras en las condiciones de la universidad y por la restricciones en el pase libre estudiantil. 
“El rector ( Antonio Fernández Fernández) no ha tomado una postura a favor de la lucha docente”, objetó García. 
.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...