La Provincia analizará nuevas formas para subsidiar el transporte

La crisis económica por la que atraviesa Argentina y los recortes que se vienen realizando hacen que a cada rato se tenga que usar la calculadora para sacar cuentas, en todos los niveles. Es por eso que en la Provincia comenzarán a ver nuevas formas para subsidiar el transporte, luego de que la Nación anunciara una quita de unos $1.200 millones que entrega a este sector.

En la actualidad, el sistema público de transporte en el área metropolitana se financia con tres fuentes: un tercio sale del subsidios que otorga la Provincia, otro tercio de la tarifa que pagan los pasajeros y la otra parte venía de Nación. Ahora hay que buscar la forma de suplir esto último.

Una cosa está clara, no se puede trasladar este costo a la tarifa, porque sino el pasaje sería demasiado caro e inviable. En el Gobierno provincial saben que ellos deberán subsidiar lo que no mande la Casa Rosada. "Vamos a tener que pensar alguna lógica, algún sistema de subsidio al transporte, más eficiente que el que tenemos", señaló ayer el gobernador Juan Manuel Urtubey ante un grupo de periodistas. Aseguró que el esquema deberá ser distinto al actual, que se trata de subsidiar la demanda.

En medio de todos los embates, también es consciente de que se tendrán que subsidiar, de alguna forma, las tarifas sociales de servicios que la administración macrista también dejará de enviar.

Discusión salarial

En este contexto económico y con una inflación proyectada en 40% para fin de año, la pregunta es si se volverán a abrir las paritarias con los trabajadores estatales, ante esto Urtubey afirmó: "Cuando tenés estos espirales no se puede aplicar un formato (tradicional) de paritaria. Tenés que ir sentándote y actualizando en la medida que podés porque no tenés parámetro de referencia, sobre lo que vas a discutir".

En el Gran Bourg son claros y no tienen en mente porcentajes. "Si hace una semana discutíamos un número, esta semana esa cifra ya no servía", dicen. A principio de año, los estatales arreglaron un 15% de aumento, pero por la escalada de precios, la Provincia corrigió y les otorgó un 5% más, que aún falta cobrar. Habrá que ver cómo van reaccionando los distintos gremios y hasta dónde se puede estirar la administración provincial.

Salta finalizó el año pasado con un déficit de poco más de $4.500 millones. Esto obligó al Gobierno provincial a realizar cambios en el Gabinete y a aplicar una política de austeridad: que redundó en disminuir la estructura (ministerios, secretarias y subsecretarías) en un 20%, renegociar contratos, dar retiros voluntarios y jubilaciones, entre otros puntos. En el medio, las cuentas públicas subieron con los golpes de la crisis cambiaria.

Consultado sobre si este año también se finalizará con los números en rojo, el mandatario provincial aseguró: "Este año terminamos con equilibrio fiscal. Faltan tres meses y salvo que haya una catástrofe, cerraremos con equilibrio fiscal".

Ahora, el desafío estará en realizar un Presupuesto provincial 2019 equilibrado, sabiendo la falta de fondos que tendrán desde la Nación.

La mitad de la deuda de Salta está en dólares y la otra mitad, en pesos. Esto generó incertidumbre sobre cuánto se iba a encarecer afrontar estos compromisos, por el aumento del dólar. Sobre esto, Urtubey aseguró que en la primera mitad del año, y con una cotización más baja, su administración se hizo de los dólares para cumplir con los vencimientos.

Sobre la deuda total que arrastra el Estado provincia, fue muy optimista: "Salta tiene un endeudamiento, mitad en dólares y mitad en pesos, que hoy debe estar debajo del 10% del Producto. Es técnicamente intrascendente la deuda".

El mandatario provincial afirmó, por último, que en estos momentos, lo único que le pide a sus ministros es que contengan a la gente para evitar conflictividad.

Los fantasmas

Con los problemas económicos y la poca estabilidad, muchos comienzan a traer a colación la crisis de 2001.
Consultado sobre este punto, Urtubey reconoce que hoy estamos en una situación económica peor, pero “hoy la Argentina está más blindada institucionalmente”.
Además, afirmó que junto a los gobernadores están ayudando a la administración de Mauricio Macri, porque si al país le va mal la crisis será mucho peor en las provincias. También señaló que se veía venir esta crisis, porque si uno veía las cifras de déficit y endeudamiento de 2015 y 2017 eran muy similares, por lo que esto generaba alarma.
 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...