Otra vez yeso por cocaína en un depósito judicial de Orán

Otra vez, como en un truco de magia, la cocaína secuestrada y depositada en un Juzgado Federal del norte de Salta sufrió una transmutación fantástica, transformándose en yeso más de 20 kilos de la cotizada droga.

Así lo confirmó ayer una alta fuente del Juzgado Federal de Orán, que aseguró que se trata de al menos 25 kilos de yeso que sustituyeron a 26 kilos de cocaína de máxima pureza.

La fuente informó a El Tribuno que el escándalo comenzó a tomar envergadura cuando por orden del juez federal Gustavo Montoya se ordenó la quema de un centenar de kilos de droga almacenada en los depósitos judiciales de su juzgado.

Días pasados empleados y secretarios del Juzgado revisaron acta por acta los secuestros que se destinarían a la quema, cayendo en la cuenta que uno de ellos, realizado por personal de Drogas Peligrosas de Tartagal, tenía graves diferencias entre lo secuestrado y lo que llevaron al depósito.

Inmediatamente controladas las dos actas, que fueron firmadas por una misma persona o policía en nombre de Drogas Peligrosas, se encontraron que lo realmente secuestrado el 27 de octubre de 2017 en la terminal de ómnibus y asentadas en un acta rubricada incluso por testigos hábiles no coincidía con lo que Drogas Peligrosas remitió al Juzgado presidido por Gustavo Montoya, ni siquiera en el peso, tampoco la forma de los ladrillos y menos en la envoltura de los mismos.

Para dar cuenta de la diferencia la fuente judicial dijo que los ladrillos de cocaína original son muy bien presentados, en papel metalizado y con técnica de manufactura del tipo industrial. Los ladrillos llevados por Drogas Peligrosas no tenían la cobertura metalizada de los originales, tal como dice el acta de secuestro, sino film de plástico y cintas ocre, gris o verdosas.

La fuente indicó que al hallarse estas diferencias se estableció quién y cómo llegó la droga al depósito, quién la recibió y quién rubricó el envío. Además se sabe quién realizó las pericias de campo y posteriormente las de laboratorio.

Para el Juzgado Federal de Orán las cosas están un poco más claras ahora que la última vez, cuando también en una quema aparecieron decenas de ladrillos de yeso sustituyendo a la cocaína real secuestrada en un procedimiento realizado en la frontera norte.

Según la fuente, el juez Gustavo Montoya envió las directivas a las fiscalías intervinientes, las que hasta ahora no elevaron pedidos de detención alguno, aunque trascendió que la investigación interna tendría novedades en las próximas horas.

Policías con 25 panes de yeso

En septiembre de 2017 siete policías de la Dirección Drogas Peligrosas de la Policía de la Provincia fueron detenidos en Embarcación por personal de Gendarmería Nacional, cuando transportaban en un auto perteneciente a la fuerza 26 kilos de yeso acondicionados como si fueran ladrillos de cocaína.
Luego de permanecer seis días demorados fueron liberados.
La liberación se produjo luego de la pericia de laboratorio que arrojó que se trataba de yeso y no cocaína, como sospechó el personal de Gendarmería Nacional. El juez Federal Gustavo Montoya firmó la liberación de los siete efectivos y se dijo entonces que el error en el operativo habría sido no informar del traslado de 26 paquetes con esta sustancia.
En aquel entonces el juez federal de Orán dijo radicalmente: “Nunca aconteció algo así de transportar sustancia acondicionada como estupefaciente que no es estupefaciente”. 
Además, indicó que la ley de procedimiento penal ante el hallazgo de alguna presunta sustancia debe ser informada al juez, y “no se avisó a nadie ni de palabra. Llama la atención que la policía no tome los resguardos mínimos en estos casos, hay un comisario inspector de por medio”, cuestionó el magistrado.
.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...