Indignación  en El Galpón por el trato a los policías

Familiares de policías que fallecieron en el accidente expresaron ayer su preocupación y malestar por el trato que reciben los efectivos, quienes luego de trabajar en horarios nocturnos en otras localidades deben regresar a sus hogares como sea. Muchos vuelven "haciendo dedo" o en vehículos particulares con el cansancio lógico de una agotadora jornada.

Precisamente, una de las teorías que se manejan en torno al luctuoso suceso ocurrido el martes a la mañana en la ruta nacional 16, es que el suboficial Rodríguez, que conducía el auto Gol, pudo haberse dormido y eso habría ocasionado el choque frontal con el otro vehículo que circulaba en sentido opuesto. Los cinco efectivos que iban en este vehículo habían trabajado toda la noche en distintas dependencias de la ciudad de Metán y regresaban a sus domicilios en el pueblo de El Galpón. Seis kilómetros antes, en una recta, se produjo lo inesperado. Los peritos estiman que Rodríguez, por el cansancio, pudo haberse dormido y por eso el vehículo se salió de su carril e impactó de frente con el remise Renault Kangoo.

"Mi sobrina era una excelente persona y policía. Una chica hermosa y muy responsable que trabajaba para progresar en la vida. El martes estaba haciendo dedo en Metán, paró el VW Gol y uno de sus compañeros le cedió el lugar para que ella viajara hasta El Galpón. Ella era la mayor de cinco hermanos, la única mujer. Todo esto que pasó es muy doloroso, una pérdida irreparable", dijo Gloria Mirta Paz, tía de la agente Celia Lucena y esposa de Yerba, el recordado dibujante de El Tribuno que falleció en 2014.

Por su parte Ramón Rodríguez, hermano del suboficial Jesús Rodríguez, quien conducía el VW Gol en el que llevaba a sus compañeros, dijo: "No valoran el trabajo de los policías, mi hermano había sido trasladado injustamente y lo mandaban a la calle en Metán, cuando él tenía el rango de suboficial mayor. El traía a sus compañeros. Pero siempre se observa a policías haciendo dedo para ir a trabajar a Metán y luego volver y eso es una gran injusticia. Esto tiene que cambiar porque están sin dormir y hacen un sacrificio enorme".

 

Otro de los testimonios fue el de Yolanda Oliva, hermana del sargento José Oliva, quien se desempeñaba en la división Lacustre de El Tunal. "Los policías tienen que trasladarse a dedo porque el dinero que ganan no les alcanza. Mi hermano siempre viajaba de esa manera a El Tunal y hasta a Salta capital para hacer trámites para la propia Policía, como dejar y retirar el móvil de la fuerza. Trabajaba sin descanso, salía de un lado y entraba a otro", destacó la mujer.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...