Orán
La crisis afecta a la frontera y se siente en los comercios
Calculan que un 25% de los negocios de la ciudad fueron cerrados en los últimos meses por falta de ventas.

Muchas preocupaciones afectan a los vecinos de la ciudad de Orán por la crítica situación que atraviesan los que dependen de la actividad en la frontera con Bolivia.

Los comerciantes del vecino país, hace días que dejaron de recibir dinero argentino. Los oranenses sienten la recesión y esperan se reactive, casi sin esperanzas, los tours de compras que hace una semana dejaron de llegar a la ciudad norteña rumbo a Bermejo.

Vendedores bolivianos dejaron de recibir pesos argentinos y con esta decisión se vieron afectados directamente los bagayeros, el rubro hotelero, el del transporte y los comedores que día a día albergaban a ciento de personas que llegaban en los tours.

Los propietarios de comedores en la zona de la terminal de colectivos manifestaron su preocupación ya que muchos de ellos ya prescindieron de sus empleados porque las ventas bajaron hasta un 80%.

En cuanto a la ocupación hotelera, Cristina, propietaria de un hostal dijo que de 30 habitaciones que tenía ocupadas hace una semana hoy solo tiene una y con dos turistas.

Desde la empresa de transporte interurbano San Antonio que recorre a diario el trayecto de Orán - Aguas Blancas informaron que las frecuencias de los colectivos eran cada 15 minutos y ahora cada 30 minutos por la falta de pasajeros.

"Nos vimos afectados en un 60%", expresaron.

En cuanto a los taxistas y remiseros también se mostraron muy preocupados. "De cuatro viajes ida y vuelta que realizábamos a Aguas Blancas por día, hoy apenas llegamos a uno, somos 120 taxistas y, además, tenemos que competir con los taxis ilegales que levantan pasajeros", explicó un trabajador del volante.

Trabajadores de frontera

Los conocidos bagayeros están llevando la peor parte luego del aumento del dólar en los últimos días. "El fin de semana te daban 18 bolivianos por 100 pesos argentinos", contaron.

"El margen de ganancias para los compradores es mínimo y ya no conviene comprar en Bolivia. Además, muchos no te quieren recibir los pesos argentinos" manifestaron en una emisora FM de la ciudad.

Se calcula que unas 3.000 familias viven el día a día de esta actividad ilegal "ya que nosotros estamos excluidos del sistema laboral y sin posibilidades de conseguir un trabajo estable o formal", expresó uno de ellos preocupado por un futuro que se muestra incierto.

"Hace dos semanas que no trabajo, en unos días se va a sentir en los comercios el dinero que deja el bagayeo", manifestó el trabajador, y alertó que la delincuencia puede crecer por la situación económica que se vive.

Un 25% del comercio cerró

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Orán, Juan Cruz Curá, se refirió a la crítica situación que atraviesa el comercio y dijo que "el momento que estamos viviendo es crítico para todo el comercio y principalmente para quienes vivimos en esta zona, donde siempre tuvimos la competencia desleal de Bermejo (Bolivia). Hoy muchos comerciantes decidieron bajar sus persianas porque la situación es insostenible y más con la cuestión impositiva".

"Hoy tener todo en blanco es el peor negocio para el comerciante porque la presión impositiva es tanta que el dinero no alcanza y las estadísticas indican que el 25% del comercio cerró sus puertas", dijo.