El Milagro palpitó el primer día de novena

La fiesta del Señor y la Virgen del Milagro se vive a pleno desde ayer con el inicio de la novena. Es el primer paso hacia la procesión que se realizará el 15 de septiembre. Desde las primeras horas de la mañana, la novena se rezó tanto dentro de la Catedral como sobre la calle España, entre Balcarce y Zuviría, en donde se cortó el tránsito para facilitar el ingreso y la permanencia de los feligreses. 
Ayer, pese a que la temperatura rondó los 30 grados, fieles de la capital salteña y de otros municipios, estuvieron firmes en la primera jornada de oraciones. Familias y parejas fueron mayoría entre los que se instalaron en la plaza, para realizar la novena, entre misas, mientras que los adultos mayores prefirieron ingresar al templo, que estuvo colmado durante gran parte de la jornada. 


Muchos se acercaron con los clásicos claveles rojos y blancos en las manos para ofrendar a la Catedral. Estas flores luego se usan para adornar la base de las imágenes el día de la procesión. 
Para facilitar el rezo de la novena, en el acceso a la Catedral se colocaron dos pantallas gigantes. El objetivo es que puedan ver y escuchar las oraciones los fieles que no logran entrar al templo por falta de espacio en algún momento del día. 
En el sector lateral de la Catedral basílica un sacerdote ofrece consagraciones con agua bendita y bendice rosarios. Allí estaba ayer a la tarde Arlene, de unos 65 años, quien aseguró que no faltará ni un día a la novena. 
Mientras la mujer esperaba su turno, sobre la vereda de plaza, los miembros de la Cruz Roja atendían a los fieles que sufrían algún síntoma por el calor o las horas sin sentarse. La institución colocó su gazebo cerca de las 17 y, cuando apenas había transcurrido dos horas, la encargada del turno, Lidia López Olguín, confirmó que ya habían tomado la presión a 60 personas. 

Desde ayer y hasta que finalice la fiesta del Milagro, la Cruz Roja ofrecerá el servicio de toma de presión y ritmo cardíaco. López Olguín recomendó a los que vayan a participar de las celebraciones del Milagro que, en los días de calor, usen ropa liviana, tomen mucho líquido y no suspendan cualquier medicación que tomen habitualmente. 
Cerca de las puertas de la Catedral, rezaba ayer Raúl López que, si bien es salteño, vive desde hace varios años en Buenos Aires. “Vine para hacer la novena y la procesión. Después me vuelvo”, expresó el joven. 
En las escalinatas, Ariel esperaba, junto a su pequeño hijo, a su esposa, quien estaba en el templo participando de la misa junto a sus otros dos hijos. “Soy de Corrientes y cuando conocí a mi esposa, me contó sobre la virgen del Milagro. Todos los años venimos y hacemos la procesión en familia”, contó. 

 Puestos de venta

La plaza Belgrano comenzó el proceso de transformación típico del Milagro, con la presencia de algunos locales de venta gerenciados por ONG, escuelas e instituciones sociales. 
En los puestos se puede encontrar a las Hermanas Discípulas de San Juan Bautista; los alumnos de los colegios Tommasini, La Merced o Bachillerato Humanista; Padres de Niños con Discapacidad o Casa Amiga del Celíaco, entre otras organizaciones que ofrecen colaciones y artesanías. 
Sin embargo, la jornada no fue positiva ayer en los locales dedicados a la venta de comida, a causa de la demora en la conexión de energía eléctrica que obligó a retirar algunos productos.

Documental de El Tribuno

Desde ayer, en la página web de este diario se puede ver nuevamente un documental realizado en 2015 y que muestra las experiencias del Milagro. La realización audiovisual de Federico Medaa, con textos a cargo de Daniel Díaz, se adentra en las vivencias más íntimas de los peregrinos de la Puna. “Solo una profunda devoción al Señor y la Virgen del Milagro impulsa a estos pobladores a superar las dificultades del camino”, expresa Díaz. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...