Fue una mañana trágica de domingo en Buenos Aires. Y al parecer, el alcohol y la imprudencia de dos jóvenes al volante tuvieron mucho que ver en estas absurdas muertes en accidentes de tránsito en Ramos Mejía, conurbano bonaerense, y Villa Riachuelo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El choque en La Matanza fue en Avenida Rivadavia al 14600, donde un auto que circulaba a gran velocidad, con cinco jóvenes que habrían estado alcoholizados, embistió contra a otro vehículo y mató a sus dos ocupantes, padre e hijo.

El auto que provocó el accidente iba en sentido a Provincia y se habría cruzado de carril, al tratar de esquivar un montículo de tierra y escombros en uno de los carriles de Avenida. Cuatro de los jóvenes que estaban a bordo del auto resultaron ilesos, fueron demorados y luego liberados, salvo el conductor, que sigue detenido.

En el otro vehículo, que iba hacia la Ciudad, viajaban un hombre de 30 años, que manejaba, junto a su padre de 72 años, que murió en el acto; en tanto el conductor fue trasladado de urgencia al Hospital Haedo y que horas más tarde perdió la vida.

El otro accidente fue en Villa Riachuelo, en las cercanías del autódromo Juan y Oscar Gálvez. Allí un Volkswagen Scirocco embistió de atrás y a gran velocidad a un taxi en el que iban dos personas, que murieron en el acto. Mientras que el conductor del auto particular resultó herido y fue trasladado al Hospital Santojanni.

Por la violencia del impacto el Chevrolet Corsa que funcionaba como taxi terminó prácticamente destruido. Personal de los Bomberos y Policía de la Ciudad retiraron los vehículos y el tránsito fue liberado en la avenida General Paz, horas después del accidente. En este accidente vial estaría involucrado un ex jugador de Boca Juniros, Nahuel Zárate.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...