En el sur y en la costa, la política no se toma vacaciones

El exclusivo country Cumelén de Villa La Angostura fue el escenario. Los protagonistas: el presidente Mauricio Macri; los gobernadores de Mendoza, Alfredo Cornejo, y de Jujuy, Gerardo Morales, y el intendente porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El tema central: empezar a definir el calendario electoral de esos distritos.

La cita fue ayer pasado el mediodía en el exclusivo country Cumelén, de la villa turística en Neuquén, donde el Presidente descansa junto a su familia desde el pasado 22 de diciembre.

Macri y los gobernadores aliados analizaron el escenario electoral, pero el jefe de Estado se enfocó especialmente en convencerlos de unificar las elecciones provinciales con la nacional. El Gobierno quiere que el resultado en estas provincias traccione a la elección presidencial de octubre.

Tanto Morales como Cornejo ya plantearon la posibilidad de realizar comicios separados de los nacionales, como una alternativa para potenciar sus gestiones y evitar sufrir las consecuencias de la coyuntura nacional que afecta al propio Macri. El jefe de Estado, y sus principales colaboradores, buscan convencerlos de los beneficios de unificar, con la elección de las candidaturas y el armado de las listas como elemento de negociación.

"Mañana (por hoy) va a estar todo prácticamente resuelto", decía en la tarde de este jueves un importantísimo colaborador del presidente en Casa Rosada.

Macri y Cornejo hablaron de la candidatura a gobernador de Omar de Marchi, intendente de Luján de Cuyo, para potenciar a Martín Kerchner, el ministro de Infraestructura mendocino y candidato a sucesor del actual mandatario, ya que Cornejo no tiene reelección.

El encuentro de ayer tuvo lugar en la misma semana en la que el jefe de Estado movió sus fichas en la Patagonia: recibió al radical Horacio "Pechi" Quiroga y avaló su candidatura a gobernador de Neuquén, y al diputado nacional Sergio Wisky, que aspira a competir en Río Negro.

Decisiva es la postura de la provincia de Buenos Aires, cuyo eventual desdoblamiento es aún la mayor incógnita del calendario electoral de este año. María Eugenia Vidal aún está de vacaciones en Chapadmalal, en territorio bonaerense, hasta la semana próxima.

María Eugenia no es la única

María Eugenia Vidal no es la única mandataria provincial que analiza desdoblar los comicios, una alternativa que ya se discute en la mesa chica de Casa Rosada. Como se sabe, Morales y Cornejo están en la misma línea, por eso en la Casa Rosada observaron con atención lo que ocurría en el coqueto country austral.

De acuerdo a lo que trascendió, en Villa La Angostura se analizaron diferentes escenarios electorales, pero sobre todo Macri buscó disuadirlos de un posible desdoblamiento de sus elecciones: quiere que el resultado en estas provincias traccione a la elección presidencial de octubre.

Buenos Aires es otra de las provincias que podría adelantar su elección, con todo lo que eso significaría por peso propio y cantidad de electores. Aún con algunos reparos y mucha cautela, desde el Gobierno empezaron a evaluar con más seriedad esta posibilidad: quienes la proponen argumentan el envión que representará para Macri mostrar antes de las presidenciales de octubre un triunfo de María Eugenia Vidal. Pero todavía sigue fuerte la idea en el núcleo duro del Gobierno de comicios simultáneos.

Los deseos de Alfonsín

Esta semana, el dirigente radical Ricardo Alfonsín reclamó internas en Cambiemos y negó que el presidente Mauricio Macri sea el "candidato natural" del espacio en las elecciones de octubre. En este sentido, afirmó que "lo natural sería permitir que fueran los potenciales y diferentes electorados (del PRO, la UCR y la C. Cívica) los que elijan a sus candidatos". El exdiputado impulsa una eventual candidatura del economista Martín Lousteau.

"Es una idea complicada, porque necesitás sí o sí el acuerdo del Presidente. Y si el PRO no quiere internas y las otras fuerzas sí, entonces en las boletas ponen a Macri y sus diputados y senadores todos del PRO, mientras el radicalismo debería poner, por ejemplo, a Lousteau y sacrificar a diputados y senadores que no entrarían por darle una pelea al presidente", analizó un dirigente radical.

La semana pasada Macri recibió al radical Horacio "Pechi" Quiroga y avaló su candidatura a gobernador de Neuquén, y al diputado nacional Sergio Wisky, que aspira a competir en Río Negro.

Lavagna y Lifschitz, en busca de la unidad

Almuerzo a orillas del mar y extensa y profunda charla sobre política actual y el futuro: el exministro de Economía Roberto Lavagna, que estaba en la costa atlántica tomando unos días descanso, y Miguel Lifschitz, que seguía con sus habituales responsabilidades como gobernador de Sante Fe.

Lifschitz es uno de los actores importantes de la política nacional que desde hace un tiempo menciona al exfuncionario de Néstor Kirchner cuando le preguntan quién podría encarar con firmeza el camino a la Casa Rosada en 2019. Lo hizo a finales del año pasado, cuando sugirió que el exministro de Economía nacional "puede ser el hombre del consenso". Y por lo visto el jueves en Cariló, la declaración no fue solo un gesto diplomático: ese día y junto a sus esposas almorzaron y proyectaron ideas y eventualidades. De alguna manera, con la foto para la que posaron comenzó el año electoral.

Roberto Lavagna está alojado en una bonita casa en Cariló y pasa los días entre el ocio familiar y las reuniones políticas. Por ahora el economista de 76 años no descarta ni afirma que vaya a ser candidato, pero sus movimientos empiezan a dar ciertos indicios de que algo de la situación le atrae. Fue un gran paso. Los une la voluntad de vencer a Cambiemos y recuperar el desarrollo productivo.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...