La gran revolución de estos tiempos son, sin duda, la redes sociales. Hoy casi todos estamos conectados a través de los entornos digitales con el uso de computadoras y los dispositivos móviles, como los teléfonos inteligentes, tabletas y oros. El avance de las comunicaciones alcanzó un nivel de tal magnitud que permitió que el mundo se haya achicado a la mínima expresión, en términos de distancia. 
Los expertos sostienen que el sistema de las redes sociales llegó para quedarse y para darle entidad a esa aseveración señalan que por la gran interconexión que se da entre los seres humanos “estamos sobrecargados de comunicación e intoxicados de información”. Por esta revolucionaria forma de conectarse, a diario se viralizan cosas que a los que peinan canas los escandalizan o los pone con los pelos de punta. Como si esto fuera poco los mensaje inclusivos le han declarado la guerra a la Real Academia Española y los videos con imágenes de alto voltaje están llevando a la bancarrota al cine erótico. 
La semana pasada, las redes sociales explotaron con la difusión de un video en el cementerio de una ciudad norteña, al que una ardiente pareja convirtió en “villa cariño”. Así como en la década del 60 cuando los enamoradas llegaban en el ocaso de la tarde a los bosque de Palermo, en Buenos Aires, para gozar de un momento de intimidad, los protagonistas de esta historia acondicionaron su “nidito de amor” entre las tumbas, covachas y mausoleos del camposanto.
Para darle mayor suspenso al film que luego se viralizó con la velocidad del rayo, por los canales de la red policial se difundió el siguiente mensaje: 
“Comisaría 42 Tartagal. A las hs 14 se tomó conocimiento de que una persona de sexo masculino se encontraba enterrando viva a su mujer en el cementerio municipal de la ciudad”.
Esto generó un impresionate despliegue de efectivos que con el ulular de las sirenas y el rugir de las patrullas motorizadas se desplazaron hasta el lugar. El sorprendido cuidador del cementerio les aseguró que nada de eso había ocurrido, pero luego sembró dudas cuando les aclaró a los uniformados que se había retirado a su domicilio para almorzar y que estuvo ausente por espacio de dos horas. Ante la sospecha de que la denuncia que recibió el operador del 911 fuera cierta se puso en marcha una requisa metro por metro del predio de dos hectáreas, ubicado frente a las vías del ferrocarril.
Cuando los sacrificados policías comenzaban a sufrir los efectos de los impiadosos azotes del sol tropical y los asesados perros se resistían a continuar con el rastreo del terreno, llegó la orden del comisario de que pararan todo. Esto sucedió luego de que el cabo de guardia le mostrara un video en el que se observaba a una pareja manteniendo relaciones sexuales entre dos covachas donde descansan los restos de reconocidos vecinos de la ciudad, fallecido hace varios años. El comisario comprendió entonces que se trataba de una falsa alarma, de las tantas que recibe a diario al sistema de emergencia y que ninguna mujer había sido enterrada viva por su pareja en el sentido literal de la palabra.
Lo que se comentó fue que la parejita concurrió al cementerio para prender velas a sus deudos y como advirtieron que estaban solos decidieron avivar la pasión con un momento íntimo. Pero cuando estaban en plena acción alguien llegó y al encontrarse con una escena de alto voltaje erótico sacó su celular y los filmó. Fue esta persona la que inventó la historia de la mujer enterrada viva por su pareja en el cementerio y dio la voz de alerta al 911. Media hora después difundió el video y para ese momento la policía ya había montado todo un operativo, lo que provocó el “hazme reír” de los vecinos. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...