La expectativa por el superclásico semifinal de la Copa Libertadores se mantenía desde el partido de ida que ganó River por 2 a 0 pero empezó a transformarse en hechos concretos desde antes de las 17 de este martes en las inmediaciones del estadio Monumental, donde un conglomerado de hinchas del equipo de Núñez que llegó a los 8.000 participantes, despidió al plantel que viajó hacia la Bombonera.
Y una hora más tarde los alrededores del estadio Antonio Liberti estaban cubiertos con hinchas que cantaban y no paraban de cantar a la espera de la salida del micro, algo que se produjo a las 18.45.


Mientras tanto en la Bombonera, cuyas puertas se abrieron a las 17.30, un grupo creciente de hinchas xeneizes comenzó a agolparse para recibir al ómnibus de los dirigidos por Gustavo Alfaro, que partieron desde el Hotel Madero a las 19.10, porque su recorrido hasta el escenario del juego es mucho más corto que el de los riverplatenses, y allí fueron despedidos por un número mucho más pequeño de aficionados auriazules.

Un grupo de hinchas de Boca detuvieron por unos minutos la marcha del colectivo que transportaba a los jugadores de Boca hacia la Bombonera para exigir por una victoria ante el terno rival. 


El ómnibus riverplatense, de colores negro, rojo y blanco, fue escoltado desde Núñez hasta La Boca por 50 motos de policías y un monitoreo por vídeo durante todo el trayecto.
El dispositivo general del partido también incluye unos 3.000 policías específicos para el momento del encuentro que comenzará a las 21.30.
El transporte de la delegación de River fue custodiado también desde el aire por dos helicópteros del escuadrón aéreo de la Policía Federal y es monitoreado por las brigadas de exteriores de la Policía. Los hinchas que intentaron arrimarse durante el trayecto no se pudieron acercar a menos de 30 metros del vehículo. El bus cuenta con un sistema blindado en las ventanas para evitar cualquier acto vandálico.
En tanto que para el ómnibus boquense las precauciones fueron menores dadas las circunstancias provocadas por la brevedad del trayecto y su condición de local. Solamente 10 motos resguardaron el recorrido del equipo que tiene la obligación de remontar dos goles si pretende acceder a la final de la Copa Libertadores, por ahora con sede incierta dados los hechos que afectan a la sede original, Santiago de Chile.
Lo que sí hubo en el arribo de ambos planteles a la Bombonera fue la sincronización, ya que llegaron simultáneamente a las 19.30, exactamente dos horas antes del comienzo de la Súpersemifinal copera.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

En la mira del Barcelona: ¿Pensás que Gallardo se debe ir ya de River?

Sí, ya ganó todo
No, debe quedarse un tiempo más
ver resultados

Importante ahora

cargando...