Militares deberán responder si en Malvinas enterraron y estaquearon soldados

El Juzgado Federal de Río Grande, a cargo de la jueza Mariel Borruto, dispuso la citación a prestar declaración indagatoria de cuatro exmilitares, en el marco de la causa donde se investiga la responsabilidad de exintegrantes del Ejército en la imposición de torturas a conscriptos durante la Guerra de las Malvinas, informó el sitio Fiscales.gob.ar.

En concreto, el objeto procesal se centra en 22 hechos que habrían tenido lugar en la Isla Gran Malvina, en el ámbito de tareas de la Fuerza de Tareas Yapeyú donde los imputados habrían ordenado y ejecutado distintos actos -como “estaqueamientos” y “enterramientos”- para controlar las supuestas indisciplinas de la tropa ante la falta de alimento y abrigo.

En representación del Ministerio Público Fiscal interviene la Fiscalía Federal de Río Grande, a cargo de Marcelo Rapoport. El pedido de indagatorias en cuestión había sido formulado por Rapoport en mayo del año pasado, con asistencia de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad (PCCH). Vale recordar que en la causa actúan como querellantes la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco y la Fundación Malvinas Chaco.

El Juzgado Federal, por entonces a cargo del juez federal Federico Calvete, había hecho lugar a la solicitud del MPF y, en consecuencia, citado a indagatoria a 24 militares imputados. La medida luego fue suspendida por la jueza Borruto, quien alegó falta de espacio y personal para llevar adelante el referido acto procesal. Las audiencias reprogramadas tendrán lugar los días 5 y 6 de diciembre.

Los primeros cuatro exintegrantes de las Fuerzas Armadas que fueron citados a declarar (de un total de 18 imputados) son Miguel Ángel Garde, Belisario Gustavo Affranchino Rumi, Eduardo Luis Gassino y Gustavo Adolfo Calderini.

Testimonios

Según testimonios que obran en el expediente, el exmayor Garde y el exsubteniente Gassino aparecen vinculados a un episodio ocurrido "aproximadamente el 1 de mayo de 1982", cuando "comenzó a evidenciarse (en las tropas argentinas) la falta de armamento, vestimenta adecuada y alimentación", lo que hizo que "muchos soldados bajaran de peso y que incluso algunos sufrieran desnutrición".

En ese contexto, un grupo de seis conscriptos ingresó a la propiedad de un habitante de la isla y se llevó una oveja a la que después carnearon y se la comieron. "Los primeros días recibíamos comida, pero después dejaron de traernos. Incluso no teníamos agua. Empezamos a pasar hambre", describió uno de los conscriptos denunciantes.

Ese mismo soldado contó que cuando la sustracción de la oveja fue conocida por oficiales argentinos, dispusieron un castigo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...