Tartagal
Tartagal firmó la segunda acta de hermandad con Yacuiba
Ambas comunas se comprometieron a luchar juntas para exterminar el Aedes aegypti.El aumento de casos de dengue, zika y chikungunya tiene a maltraer a los dos pasíses.

El lunes cerca del mediodía el intendente de Tartagal, Eduardo Leavy, y el alcalde de la localidad boliviana de Yacuiba, Ramiro Vallejos, suscribieron una segunda acta de entendimiento y mutua colaboración para luchar contra la proliferación del vector Aedes aegypti, que tiene a maltraer a las localidades del norte de Salta y del sur de Bolivia, con el aumento considerable de casos de dengue, zika y chikungunya.

El contacto permanente entre vecinos de las dos localidades potencia la transmisión de la enfermedad, por lo que en la reunión de la que participaron funcionarios de ambas comunas se decidió acordar acciones de limpieza, descacharrado y prevención de estas patologías, que ya causaron decesos en localidades del sur boliviano.

Las comunas vecinas de ambos municipios fueron invitadas a sumarse para minimizar la presencia del mosquito transmisor, que se encuentra presente en la mayoría de las viviendas norteñas, a pesar de las acciones que como en el caso de Tartagal se realizan durante todo el año.

Pautas de trabajo

La firma del acta estuvo a cargo de los jefes comunales Eduardo Leavy (Tartagal) y Ramiro Vallejos (Yacuiba), en la que se establecen una serie de pautas de trabajo similar a la suscripta entre los dos municipios en el año 2016 y cuyas acciones conjuntas disminuyeron notoriamente y por varios años las patologías transmitidas por este vector.

Vallejos estuvo acompañado por la legisladora (asambleísta) regional del Fran Chaco, María Renée Barrio, y el presidente de esa Asamblea Regional, Mario Alba.

Por Tartagal, además de Leavy participaron la gerente sanitaria del hospital Juan Domingo Perón, Viviana Heredia, legisladores por San Martín y concejales de Tartagal.

En el acto se establecieron tres grandes acciones de descacharrado, que se iniciarán la última semana de febrero, una segunda en el mes de junio y la última en noviembre de 2019.

Todas se extenderán por varias semanas, para retirar las cientos de toneladas de cacharros de espacios tanto públicos como privados, para despojar a las localidades de los lugares de reservorio donde prolifera el vector de estas enfermedades.

Cumplir al pie de la letra

Ramiro Vallejos se mostró "esperanzado en poder cumplir al pie de la letra con esta segunda acta con la que nos hemos comprometido, junto al señor Leavy, a ponerle un freno definitivo a esta problemática de salud que tanto nos preocupa por la presencia del insecto portador de estas enfermedades, como el dengue, zika y chikungunya, pero también del hantavirus. Tenemos preocupación porque son enfermedades que se presentan en la zona del Chaco sudamericano, del que nuestros pueblos y ciudades forman parte. La única forma de combatir con eficiencia estas enfermedades, para que las poblaciones se sientan más seguras y más tranquilas, es encarando un trabajo conjunto".

Vallejos remarcó que "desde el año 2016, cuando se firmó aquella primera acta de entendimiento y hermandad para luchar contra estas enfermedades, otras ciudades de Bolivia han tomado para sí esta experiencia que a nosotros nos ha dado muy buenos resultados, porque por varios años los casos han disminuido notablemente. Yo puedo decir que esta iniciativa que surgió en Tartagal se replicó no solo en Yacuiba sino también en Santa Cruz de la Sierra y en Cochabamba, además de las ciudades del departamento de Tarija y del gran Chaco boliviano".

Ya dio buenos resultados

Por su parte, Leavy, intendente interino de Tartagal, remarcó "la predisposición de las autoridades de Yacuiba para repetir este convenio que se hizo por primera vez en el 2016 y que dio excelentes resultados, porque de nada sirve trabajar en cada pueblo o ciudad si los vecinos no adoptan las mismas acciones. Durante estos años anteriores no hubo mayores problemas con estas enfermedades, pero estamos viendo algunos brotes y la forma más eficiente de bajar la cantidad de casos a la mínima expresión es volver a trabajar en forma conjunta con esta región de Bolivia con la que tenemos un contacto permanente".

Leavy agregó que "en otras zonas la situación es complicada. Por eso apostamos al trabajo conjunto, que es lo mejor".