Despeje de caminos, limpieza de canales y asistencia a los damnificados del Valle de Lerma

Tras una de las peores inundaciones de la temporada sufridas por el Valle de Lerma el último fin de semana, despejan caminos, asisten a vecinos afectados, limpian canales y construyen defensas.

Los anegamientos golpearon duro a Campo Quijano, Rosario de Lerma, La Merced y Cerrillos. Las consecuencias del torrente, que circula de oeste a este por la cuenca arrastrando todo a su paso, afectó fundamentalmente a caminos rurales, rutas y urbanizaciones.

Las tareas de reconstrucción de las vías de comunicación y reparación de infraestructura dañada por las inundaciones conlleva enormes esfuerzos, partidas de dinero y coordinación de tareas.

En Rosario de Lerma, Vialidad de la Provincia concentró las tareas en una zona densamente poblada de la ruta provincial 78-S, conocida como Camino al Timbó, en cercanías del barrio San Jorge. El titular del organismo, Gerardo Villalba, recorrió el lugar y señaló que el objetivo es permitir el paso de vehículos. Con ese fin, palas cargadoras, camiones y motoniveladoras van abriendo el camino, depositando material de relleno, compactando y nivelando. Luego, este tipo de tareas se trasladó a la zona de Cavilmonte, en El Carril.

El Carril

"Las últimas tormentas fueron un verdadero fenómeno. El sábado cayeron 40 mm y dos días después 80 mm, cuando la media es de 160 mm", expresó el intendente de El Carril, Efraín Orozco.

El jefe comunal recordó que las inundaciones afectaron varios puntos, especialmente los ubicados en la zonas sur y norte del pueblo. "En el centro el canal contuvo mucho el caudal, pero en los extremos el agua entró a muchos hogares, por lo que hubo que hacer un intenso trabajo de asistencia a los vecinos en barrio El Milagro, por ejemplo, en zona sur y en calle Güemes".

Orozco explicó: "Ahora seguimos con relevamientos, limpiando canales, devolviéndole transitabilidad a los caminos. El caudal arrastró mucho sedimento, por lo que hay que retirarlo y tomar medidas para que el agua no llegue al pueblo. Hay que ver también que las aguas de riego de las fincas, no terminen desbordando y profundizando la problemática".

Con Vialidad de Salta, recordó el intendente, se trabajó para devolverle la transitabilidad a la ruta hacia Cavilmonte.

"Quiero agradecer al equipo municipal que trabajó durante y después de las inundaciones asistiendo a la gente. También es destacable la solidaridad de los vecinos, ya que quienes no se vieron afectados por las aguas no dudaron en darle una mano a los que sí", concluyó Orozco.

En La Merced

En La Merced, que recibe todo el caudal de las zonas altas del Valle de Lerma, especialmente de Rosario de Lerma, se lleva a cabo la remoción de áridos que colmataron la capacidad de los desages que se extienden a la vera de la ruta nacional 68, a la altura de La Capilla y Las Pirquitas. Los trabajos están a cargo de la Municipalidad, pese a que se trata de una tarea que debería realizar Vialidad de la Nación, apuntaron desde la comuna. Fue uno de los sectores más afectados tras las tormentas de los últimos días.

Al caudal y los desbordes de los canales, se sumó el de las acequias de riego de las fincas aledañas.

En Camino a Berruezo, que en los últimos años se ha convertido en la principal vía de escurrimiento de las aguas que proceden del extremo oeste del Valle, todos los esfuerzos parecen ser en vano. Allí, como es habitual después de cada tormenta, la comuna local realiza innumerables esfuerzos para que retorne al menos temporalmente la transitabilidad por el lugar, con trabajos de relleno y nivelación. Este tipo de tareas se extiende a la zona de Sumalao.

Si bien en Campo Quijano, las tormentas del último fin de semana no provocaron los daños y los inconvenientes que sufrieron sus localidades vecinas, hubo desbordes de arroyos y fue necesaria la intervención de la comuna local, en coordinación con organismos provinciales y fuerzas de seguridad. Las obras realizadas durante el invierno que apuntaron a evitar los anegamientos durante el verano funcionaron, al menos para evitar que el caudal afecte al sector urbano. Pero el agua siempre se filtra y encuentra sitio para escurrir, es así que fueron afectadas zonas como las de Vº El Dique, donde el desagote fue lento. Por ese motivo, los trabajos encarados por la Municipalidad para evitar desbordes, consistieron en la limpieza y encause del arroyo La Silleta, que desbordó. Brindaron, además, atención a los damnificados. “La tormenta fue terrible y las viviendas fueron afectadas fundamentalmente por la fuerza del viento, que hizo ingresar el agua. Los trabajos preventivos que realizamos funcionaron”, contó el intendente Manuel Cornejo. Y agregó: “En Los Robles y sectores cercanos al cementerio de La Silleta, ruta 51 y Camino a Colón, a la altura de finca El Trébol estuvieron intransitables ese día, pero rápidamente se normalizó la circulación”.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...