Incertidumbre en algunos colegios privados: aún tienen pocos inscriptos

A dos semanas del inicio de clases, hay incertidumbre en algunos colegios privados que aún tienen pocos inscriptos. Se trata de establecimientos educativos primarios y secundarios no confesionales que notaron una baja en la matrícula en comparación con la misma época del año pasado y ahora cruzan los dedos para inscribir más alumnos a última hora. Incluso hasta una o dos semanas después del 6 de marzo.

Gustavo Calpanchay, vicedirector del colegio San Juan Bautista, contó que tienen menos inscriptos, aproximadamente un 40 por ciento, que a mediados de febrero de 2018, pero confía en que hay padres que buscan o se deciden a último momento, como suele suceder todos los años.

Calpanchay, al igual que todos los directivos que están en esta situación, también son conscientes de la difícil situación económica que atraviesa el país y que seguramente en muchos hogares está siendo determinante para decidir si siguen o no pagando por la educación de sus hijos.

El problema no es tanto en la población escolar que ya asiste al establecimiento, sino en los grados o años de ingresos. En el San Juan Bautista, por ejemplo, entre los dos turnos deben cubrir 120 vacantes en primer año del secundario, que es donde se siente más la baja, por lo general en la mayoría de estas instituciones privadas. "La gente todavía no se acomoda a los nuevos presupuestos que hay. Igual están averiguando y hay padres que sí se mostraron interesados", dijo el vice.

Ante este panorama, el colegio San Lucas tiene muy en claro que captar ingresantes -de todos los niveles- es la clave. Después es mantener la matrícula. Por eso lanzó una promoción como estrategia: le congelan el valor de la cuota mensual en tres mil pesos a los nuevos alumnos (inicial- primer grado y primero del secundario) durante el ciclo 2019. "Nos propusimos tener más alumnos y en eso estamos trabajando", afirmaron desde establecimiento.

Dalia Korman, rectora del Instituto Jean Piaget, contó que el secundario está un poco flojo en la matriculación, pero de todas maneras confía en cubrir todas las vacantes en el primero cuando comiencen las clases. "Puede ser que haya una baja pero ahora no puedo decir si las inscripciones van a ser iguales o peores que el año pasado, hay que esperar al inicio de clases. Si quedan algunas sin cubrir las daremos como becas a abanderados de escuelas públicas", manifestó.

La rectora contó que en el colegio tuvo dos casos de alumnos que pidieron el pase, uno de ellos a una escuela pública por cuestiones económicas y de enfermedad, y el otro todavía no saben. En el terciario, la situación es diferente, la cantidad de ingresantes se incrementó considerablemente.

En contrapartida, en el Liceo Cultura Docente les está costando más captar estudiantes en el nivel superior. "A estas alturas el año pasado estábamos un poco mejor, con más inscriptos", señaló la administrativa Marcela Figueroa. En el primario mantienen la población, en el secundario aún no completaron una de las dos divisiones previstas para el primero, pero como todos apelan a esperar.

Desde el colegio Jacques Yves Costeau esperan revertir en las próximas semanas la "baja" estimada en un 10 por ciento con respecto al año pasado. "Se solicitaron varios pases a públicas, la situación está fea", comentaron. Aclaran que como colegio inclusivo cuentan con un cupo para alumnos con distintas discapacidades que ya está cubierto, pero si tienen vacantes para estudiantes convencionales.

En los colegios Madre Teresa de Calcuta y Santo Tomás de Aquino le dijeron a El Tribuno que le quedan algunas vacantes, no obstante mantienen su tendencia en las inscripciones sin mayores dificultades.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...