Después de un paupérrimo primer tiempo, Boca mejoró su rendimiento y dio vuelta el marcador para derrotar a Unión por 3 a 1, en Santa Fe.
Franco Fragapane, a los 18 minutos del primer tiempo a través de un penal, inauguró el marcador para el conjunto tatengue.
Ya en el complemento, Ramón Ábila, a los 18, niveló para la formación de Alfaro, en tanto que Carlos Tévez, a los 28, colocó en ganancia al visitante. Agustín Almendra, a los 49 minutos, estableció las cifras definitivas al tanteador.


Unión terminó con un hombre menos por la expulsión de Damián Martínez, a los 47 minutos del primer período.
Apenas iniciado el cotejo el cuadro local dio cuenta que su rendimiento en alza no resulta fruto de la casualidad. Como contrapartida, un xeneize que todavía no parece sintonizar del todo la onda de su nuevo entrenador, a juzgar por la falta de cohesión que muestra su renovada formación, no dio la talla en los primeros cuarenta y cinco minutos.
En medio de su mejor andar, Unión consiguió desnivelar luego de la ejecución de un penal por parte de Fragapane que Andrada llegó a rozar, tras una innecesaria infracción en el área de Izquierdoz sobre el moreno Gómez Andrade.
Lejos de reaccionar Boca siguió soportando la superioridad adversaria sin que aparezcan sus renombrados intérpretes. Aislado Ábila, falto de fútbol Nández, apenas alguna insinuación del fastidioso Zárate no resultó suficiente como para comprometer al inadvertido Nereo Fernández.
Empero, la pueril expulsión de Damián Martínez, quien impactó con su codo en el rostro de Marcone sobre el final de la primera mitad, le agregó una inesperada preocupación a Madelón, abriéndole asimismo a su adversario una esperanza de recuperación a partir de un nuevo escenario.
 A fuerza de la citada superioridad numérica y de cierto lógico quedo del dueño de casa, el subcampeón de la Copa Libertadores intensificó su preeminencia en campo oponente, siendo la conquista de Ábila al conectar un balón que no pudo impactar previamente Mas, la consecuencia inevitable al evidente cambio de rumbo que experimentó el trámite.
A partir de los refrescantes ingresos de Reynoso (participó de las tres conquistas) y del experimentado Tévez, Boca mostró su mejor versión, encontrando en un remate del Apache el justo premio a la evidente superación que experimentó el conjunto de la Ribera en la segunda etapa.
 Un local inmerso en una total confusión vio caer nuevamente su valla después de una veloz corrida de Buffarini, quien tras un preciso centro desde la derecha, le sirvió el balón a la cabeza del ingresado Almendra, para que este derrote sin mayores inconvenientes al ahora requerido guardavallas del dueño de casa.
Es imposible no hacer referencia a la expulsión de Martínez, debido a que la misma condicionó completamente el desarrollo.
Hasta el momento de la acertada decisión del árbitro Merlos el local llevaba las riendas del trámite, pero a partir de dicha contingencia el xeneize se hizo dueño de la situación y ganó con justicia.
Boca debutará el martes por la nueva edición de la Copa Libertadores de América enfrentando a Jorge Wilstermann en Bolivia, persiguiendo el objetivo de llegar a su séptima coronación en el certamen.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...