Mató a su esposa y a su propio hijo y se suicidó

Una mujer y su hijo de 11 años fueron asesinados ayer a balazos en su casa del barrio San José, en el partido bonaerense de Almirante Brown, tras ser atacados por el esposo y padre de las víctimas, que luego se suicidó, un caso con el que ya son 44 las víctimas de femicidio reportadas en lo que va del año en el país, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió en las últimas horas y fue descubierto por el hermano del hombre, quien al pasar por la casa situada en El Tordo 1279 vio a través de una ventana un cuerpo tenido en el living de la vivienda.

El hombre llamó de inmediato al 911 y agentes de la seccional tercera de Almirante Brown llegaron a la vivienda y forzaron la puerta para poder ingresar junto al familiar de los dueños de casa, explicaron los voceros.

Los agentes encontraron en la planta baja de la casa al dueño de casa, identificado como Enrique González (50), muerto de un tiro en la boca y con una pistola Bersa calibre 22 caída entre sus piernas, agregaron.

En un recorrido por la casa, hallaron en la planta alta, en la habitación matrimonial, a la esposa de González, Natalia Sandoval (43), muerta sobre la cama, recostada sobre su lateral derecho y con un tiro a la altura de la sien que al parecer recibió cuando dormía, detallaron los informantes.

Los voceros añadieron que en la pieza contigua, en tanto, encontraron recostado de la misma manera sobre su cama al hijo de la pareja, Valentín González (11), también con un tiro en la cabeza.

Tras los hallazgos acudió al lugar del hecho la fiscal especializada en Violencia de Género de Lomas de Zamora, Fabiola Juanauey, quien dispuso que los cadáveres fueran trasladados a la morgue judicial para que se practiquen las autopsias y pericias del caso.

El médico policial estableció a primera vista que la mujer y su hijo fueron asesinados cada uno de un tiro en la cabeza cuando aparentemente dormían, apuntaron las fuentes.

En la escena de los hecho, los pesquisas no detectaron desorden ni faltantes, establecieron que ninguna de las aberturas habían sido violentadas y encontraron vainas servidas y proyectiles sin detonar en distintos lugares, aseguraron.

Esos elementos, al igual que el arma calibre 22 que tenía González entre las piernas, fueron secuestrados para ser sometidos a peritajes.

El caso fue caratulado como femicidio, homicidio agravado por el vínculo y suicidio. El hermano de González, quien fue el primero en llegar al lugar y alertar a la policía, aseguró a los investigadores que la pareja tenía problemas y que transitaba un proceso de separación.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...