Un expediente lento pone en jaque la vida de un peregrino

Aquel que supo caminar en la peregrinación de la Puna en los tiempos del Milagro salteño pudo ver a un gentil hombre guiar la agotadora caminata entre los cerros, compartiendo experiencias y siempre dando ánimos a los que estaban a punto de abandonar semejante travesía. Él es Daniel Oxandaburu, un personaje amable, que muchas veces fue confundido como un gendarme por usar la vestimenta verde oliva y borcegos. Pero es un peregrino más, atento y servicial.

Así, como a tanta gente ayudo Daniel, hoy él necesita de los corazones del Milagro salteño. En octubre pasado le diagnosticaron cáncer de médula ósea. Su tratamiento es costoso. Tiene la necesidad urgente de empezar su tratamiento: La aplicación de la droga Bortezomib 3,5 (caja x 4 ampollas). No es cualquier remedio, cada ampolla tiene un costo aproximado de 100 mil pesos.

Este eterno amigo de enorme corazón, espera la determinación del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación para que libere rápidamente el expediente iniciado en Salta, el cual autoriza los fondos del tratamiento de Daniel. Lamentablemente la burocracia política determinó que deben transcurrir cuatro los meses para el proceso de autorización. Pero la enfermedad tiene otros tiempos y no espera. A fin de mes debería aplicarse la primera ampolla para dar paso a la agotadora quimioterapia.

El peregrino, tan conocido en el Valle de Lerma y en la Quebrada del Toro, está paciente y de buen ánimo como siempre. Pero la procesión ahora gravita en su cuerpo.

"Estamos esperando respuestas. Provincia no se puede hacer cargo, por lo tanto nos derivaron al Ministerio de Acción Social de la Nación. Las muestras de aprecio y ayuda de los amigos nos sostienen. Estamos organizando ferias de comida en Salta y ahora vamos a organizar otra en Campo Quijano para recaudar fondos. Nuestro problema es que está pasando el tiempo y no llegamos a juntar el dinero", explicó Sandra "Sany" Cabero, su pareja desde hace 11 años.

Daniel llegó por estas tierras producto del amor a su mujer y al Milagro salteño. Se conocieron, y comenzaron a vivir en Tres Arroyos, Buenos Aires, de donde es oriundo. Pero el corazón es más fuerte, y siempre a la par volvieron a Salta. Hace 8 años, el hombre del apellido vasco francés es parte de la peregrinación de la Puna. Aquella que en varios días de caminata, te provoca el amor y la esperanza verdadera. Son aproximadamente 170 kilómetros de peregrinación.

En esta odisea de la fe, se lo ve a Daniel, delante de la convocatoria religiosa, impone el paso necesario para no perder el ritmo de la enorme masa de feligreses. Mientras los amigos y peregrinos solidarios ayudan a Daniel Oxandaburu con venta de bonos y ferias de comidas, la burocracia del hombre espera la firma vaya a saber de quién, en un expediente del que depende la salud de este buen hombre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...