La Iglesia empuja un loteo que preocupa a vecinos de Vaqueros

El próximo 4 de abril se abordará, en una audiencia pública prevista en Vaqueros, el estudio de impacto ambiental y social del proyecto de urbanización "Lares de la Inmaculada". Así lo adelantaron fuentes del Ministerio de Producción, Trabajo y Desarrollo Sustentable.

Se trata de un extenso loteo que impulsó la Iglesia en el corazón de la localidad y que preocupa a muchos vecinos. El 8 de abril, justamente, se realizará en el salón de la Escuela de la Magistratura otra audiencia que convocó el juez Marcelo Domínguez ante una acción amparo interpuesta contra el municipio vaquereño.

El proyecto

La urbanización está proyectada en 23 hectáreas de la matrícula 3012 del departamento La Caldera, en las inmediaciones del templo parroquial, el colegio secundario San Cayetano y otros predios de uso público como la cancha de fútbol y el sector donde se realiza el pesebre viviente.

Un fideicomiso

Las tierras pertenecían a la Congregación de los Hijos de la Inmaculada Concepción hasta el 12 de septiembre de 2017, cuando las transfirió a un fiduciario cordobés, Marcelo Sebastián Lobato, a través del Fideicomiso Lares de la Inmaculada.

Por el acuerdo, la Congregación se obligó a entregar las tierras en cuestión, más los fondos provenientes de contratos de "preventas", a Lobato. Este, a su vez, debía contratar a la desarrolladora MDAY Loteos para que ejecute la urbanización.

El trámite municipal

El proyecto ingresó formalmente al municipio el 30 de noviembre de 2017. En mayo de 2018 se presentó el estudio de impacto ambiental y social, del cual se desprende que se planea desmembrar de la citada matrícula 227 lotes de diferentes dimensiones. Las parcelas, que en su mayoría son de menos de 500 metros cuadrados, están planificadas en 14 manzanas, a las que se accedería desde una calle distribuidora central pavimentada.

Vecinos alerta

Desde comienzo de 2018, vecinos que viven en las inmediaciones del loteo en gestación vieron al proyecto avanzar sin que se les brindara ninguna información, según denunciaron.

"En enero de 2018, una persona me pidió responder a una encuesta sobre un proyecto de barrio cerrado denominado Castellanos. Varios desconfiamos mucho de esa encuesta y por eso requerimos información a la municipalidad. En todas las ocasiones nos respondieron que formalmente no se había presentado ningún proyecto. Ante la incertidumbre, y al ver que estaban empezando a comercializar los lotes, en agosto de 2018 planteamos un amparo ambiental contra la Municipalidad", detalló uno de los afectados a los que patrocina en la acción judicial el abogado Luis Segovia.

"Los vecinos pudieron acceder al expediente administrativo, donde se encontraba el estudio de impacto ambiental y social, a partir del amparo que interpusieron. Antes se lo habían negado", remarcó Segovia. "Al enterarse de las características del proyecto, fue algo muy grave para ellos observar que la Secretaría de Ambiente provincial señaló que los estudios se hicieron mal, sobre premisas falsas, preguntando por un loteo de barrio cerrado, en Castellanos, cuando es un loteo abierto, en Vaqueros", advirtió el letrado.

Dudosa consulta

En el estudio, además, se afirmó que la mayoría de los encuestados aceptó el loteo, porque se sumó a quienes respondieron desconocer el proyecto a aquellos que habrían dado su aprobación. "Es inaudita esa conclusión", sostuvo Segovia.

Los vecinos que accionaron contra el proyecto también cuestionaron que se iniciara la preventa de los lotes (algo previsto en el contrato de fideicomiso), "a pesar de que las ordenanzas prohiben su comercialización hasta tener aprobado el proyecto".

Hicieron notar, asimismo, que "no se ha incluido ningún estudio sobre cómo impactará este desarrollo en el tránsito de Vaqueros, actualmente colapsado por los desarrollos irregulares en toda la zona".

"El año pasado una mujer que venía de La Caldera tuvo un parto en la ruta, porque fue imposible llegar a tiempo al hospital. El tránsito ya se encuentra colapsado, y ahora quieren sumar en pleno centro de Vaqueros un desarrollo urbanístico realmente grande que, sin lugar a dudas, sumará al caos. Nosotros no estamos en contra del desarrollo urbano, pero queremos que se haga cumpliendo las normas y respetando los criterios técnicos y ambientales", aclaró otro de los afectados.

Un crecimiento con altos costos

Urbanizaciones abiertas y cerradas se expanden con lógicas de mercado insostenibles. 

En el Valle de Lerma se observan los rasgos de una incipiente metrópolis que se expande desde la capital salteña hacia municipios vecinos con normas asimétricas, excepciones y lógicas de mercado insostenibles.

Creciente congestionamiento de arterias y caos vehicular. Discontinuidad de la trama vial y ruptura del tejido urbano. Supremacía de vehículos particulares sobre el transporte público. Incremento de viajes y costos. Aumento del consumo energético y de recursos naturales no renovables. Mayores costos en infraestructuras y servicios costeados con fondos públicos y por el bolsillo de los usuarios. Pérdida de espacios productivos. Encarecimiento de la tierra y dificultades de acceso a la vivienda para los sectores más desfavorecidos. Fragmentación física y social. Homogeneización y pérdida de identidad. Contaminación ambiental y afectación de la calidad de vida.

Sin normas de ordenamiento territorial ni planificación urbana y ambiental en los municipios, el área metropolitana se llenó de loteos y urbanizaciones cerradas. Son ciudades dormitorio que presionan sobre la capital con más de un millón de viajes diarios y saturan hasta las vías rápidas. 

La traumática expansión registrada en las últimas cuatro décadas, con proyectos habitacionales y urbanísticos carentes de una visión integral del área de influencia, ha sido favorecida tanto por la insuficiencia de políticas de Estado como por la falta de regulación de los municipios afectados respecto de los usos y la ocupación de sus suelos.

El Gran Salta es, entre los diez aglomerados urbanos más grandes del país, el que mayor salto demográfico tuvo entre 1960 y 2010. En esas cinco décadas, la población de la capital provincial creció un 350%, casi el doble que la tasa promedio (180%) de los grandes conglomerados de Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata, Córdoba, Rosario, Santa Fe, Mendoza, San Juan y Tucumán.

El último censo, realizado hace nueve años, registró 541.483 habitantes en la ciudad de Salta y 618.367 en toda el área metropolitana.

El crecimiento demográfico de los municipios próximos a la ciudad de Salta triplica actualmente al de la capital de la provincia.

Ante las administraciones municipales, los loteos se imponen sin factibilidades, certificaciones ni estudios de impactos serios, como supuestas soluciones al déficit habitacional. La realidad de los proyectos presentados ante Inmuebles en los últimos diez años, sin embargo, muestra que menos del 30% de los adquirentes de parcelas habitan ellas, porque la gran mayoría busca, ante todo, refugiar ahorros de la inflación. 

Para los sectores de bajos ingresos que realmente necesitan un techo familiar, el suelo se encarece tras las manchas urbanas y el sueño de la vivienda propia queda cada vez más lejos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...