Intendentes buscan  fondos para pagar  los aumentos a los municipales

La mayoría de los intendentes de la región del Valle de Lerma coinciden en que sin el respaldo económico de la Provincia no podrán hacer frente hasta el 10 de abril del aumento dispuesto para los trabajadores municipales. La fecha es límite. Se vence el pago del mes de marzo a los empleados de cada comuna, quienes accedieron a la remuneración del 38% de aumento más un bono de 5 mil pesos pagado por única vez.

Este aumento decretado por la Provincia en las últimas negociaciones salariales trajo problemas para los jefes comunales. Aunque la autonomía de los municipios podría decidir el curso de cada una de las negociaciones con los gremios, por lógica ninguno llegará a un arreglo por debajo del acuerdo provincial.

Los intendentes comenzaron a anunciar recortes de gastos y ayudas sociales, otros plantean una ayuda extraordinaria de la provincia para seguir pagando sueldos, también hay comunas que aún con ayuda financiera del gobierno de Urtubey no llegan a pagar los sueldos.

A todo esto se suma la posibilidad de retardar el plazo de ejecución de varias obras en las comunas financiadas por la Provincia. Solo el bono de 5 mil pesos representa alrededor de 800 mil pesos para cada municipio. Es decir más fondos para pagar sueldos. Este ítem pareciera que es el gran problema a resolver en las próximas horas para los intendentes. No lo pueden pagar de forma íntegra, en una sola cuota. Algunos proponen pagar en dos. Pero los gremios no aceptan. Pretenden en una sola cuota.

Mientras el oxígeno financiero de la Provincia tarda en llegar, algunos gremios comenzaron con asambleas en los lugares de trabajo.

Coparticipación recortada

Los intendentes aseguran que la coparticipación no tiene un monto fijo todos los meses. Algunas veces puede variar de acuerdo a la recaudación tributaria de Provincia y Nación. Esta última es la que ha tenido vaivenes peligrosos. A tal punto que llegó a bajar en un 40%.

¿De que viven los municipios? Sin grandes empresas, escasas fuentes de trabajo genuinas y con la coparticipación en descenso.

"Tengo un municipio que no tiene cómo sostenerse económicamente, ahora debemos presentar planillas de ingreso y egreso para demostrar al gobierno cómo vivimos cada municipio. Esta evaluación será condicionante para que llegue ayuda financiera. Lamentablemente, con la coparticipación que viene con menos recursos es muy complicado. Debemos afrontar estos compromisos, pero el dinero no está", contó exasperada Rita Carreras, intendenta de Coronel Moldes.

 Coronel Moldes, una pequeña localidad del sur del Valle de Lerma, hace lo que puede para salir adelante. La recaudación impositiva es baja y determinante. Por ahora los gremios están pacientes en esta comuna. Pero es solo por unos días.
En la zona de El Carril, su jefe comunal, Efraín Orosco, tuvo que salir a anunciar en conferencia de prensa recortes significativos en la gestión comunal. La cancelación del Festival Nacional de Folclore y Doma “El Carrileñazo”, cuya financiación para este año superaba los tres millones de pesos. Al parecer nunca se recuperó lo invertido en esta organización, por lo que este año era un riesgo invertir en algo que no tiene recupero.
También se anunció recortes en ayuda social, gastos en combustibles y la postergación de agasajos y cenas para las instituciones del medio. Solo quedó en pie para los estudiantes la cena de egresados. 
A tal punto llegó el recorte en El Carril que los viajes por diligencias administrativas solo se realizarán algunos días a la semana.
En esta jurisdicción el pago del bono está pendiente de una nueva negociación. Lo mismo ocurre en La Merced. La comuna encabezada por Juan Ángel Pérez puede pagar los aumentos a los municipales, pero el bono de 5 mil pesos se complica en un solo pago.
“El 38 por ciento lo podemos hacer frente con mucho esfuerzo, y recortando algunos gastos. La situación se complica con el bono. Hay versiones que los gremios mencionan, como que el Gobierno dijo que enviará 80 millones a las comunas para auxiliarlas. Acá no llego nada. No conozco esa versión. Tenemos poco tiempo para solucionar este tema” explico la situación el intendente.
Este jueves comenzó en Campo Quijano la asamblea de trabajadores en reclamos de alcanzar el aumento pretendido y el pago del bono de 5 mil pesos. Esta medida de fuerza puede ser imitada en estas horas por otros gremios en el resto de las localidades vallistas.
Manuel Cornejo, en diálogo con los gremios, explico sobre la coyuntura actual de la provincia y el país. Cómo influye en las comunas, y que afrontar estos compromisos es dedicarse solo a pagar sueldos.
“Tenemos toda la buena intención de pagar lo acordado entre la Provincia y los trabajadores estatales. Pero el problema es que no hay dinero. Estamos trabajando con todos los concejales y los gremios de la comuna para buscarle la vuelta a este inconveniente. Los trabajadores merecen una mejor remuneración, en estos momentos es difícil sacar dinero de un lado para poner en otro. La recaudación ha bajado y la coparticipación nacional llega en cuentagotas”, explicó el mandatario de esta localidad.
El resto de las localidades deambula con el mismo problema financiero. Disminución en la coparticipación nacional y provincial. 
Las obras, algunas están paralizadas y otras avanzan cuando ingresa algún dinero a las tesorerías comunales. El resto de los intendentes de la zona se abstuvo de explicar sobre el difícil momento por el que atraviesan sus comunas.
Mario Cuenca, presidente del Foro de Intendentes de Salta, ratificó que la mayoría de los intendentes de la provincia tienen dificultades para hacer frente al pago del bono de 5 mil pesos, aunque varias comunas no pueden pagar ni un centavo del aumento: “La realidad de las comunas del interior es diferente a Salta capital, porque en el interior no se recauda nada. Dependemos solamente de la coparticipación de Provincia y Nación”. 

Municipios son autónomos
Emiliano Estrada, ministro de Economía de la Provincia, dijo: “En un momento adverso tenemos equilibrio fiscal, sin despedir gente ni tomar endeudamiento”. 
La discusión salarial se extendió con los docentes, y fue el detonante para arrinconar a los intendentes. 
Estrada aseguró que ahora se deben redoblar los esfuerzos: “Se debe calcular meticulosamente la economía hasta final de año, debemos ser cuidadosos en el gasto”.
Aseguró sobre los aumentos a la administración pública: “Cada municipio tiene una realidad diferente. Lo hemos conversado con algunos jefes comunales. Lo vamos abordar caso por caso. Veremos sus gastos y en qué podemos ayudar para dirigir mejor esa economía. Si es necesario vamos a ayudar financieramente, pero los municipios son autónomos. Deberá haber un acuerdo salarial dependiendo de la realidad de cada uno”. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...