Un 8M diverso, masivo e inclusivo en las calles de Salta

Como parte de la convocatoria nacional del colectivo social #Niunamenos, las mujeres de Salta se sumaron al llamado a parar y a marchar por la ciudad en reclamo de políticas públicas que permitan controlar los numerosos femicidios que se registraron en lo que va de 2019, evitar que se sigan sumando abusos sexuales y visibilizar los casos de víctimas de violación a las que se les niega Interrupción Legal del Embarazo (ILE). En un encuentro masivo que no menguó pese a la lluvia, también se volvió a plantear la legalización del aborto y la incorporación del cupo trans en los ámbito laborales.

Bajo estas banderas, miles de mujeres se concentraron ayer en la plaza 9 de Julio desde las 16, donde además realizaron una feria e intervenciones culturales, hasta las 18, momento en que comenzó la marcha. Con cantos de protesta y reclamo, las manifestantes se movilizaron por Caseros hasta Pueyrredón, por donde subieron hasta la avenida Entre Ríos. Luego avanzaron por Mitre hasta la Legislatura provincial, donde leyeron una lista con algunos de sus reclamos y adhesiones, para después dirigirse hasta General Gemes y Balcarce y realizar -frente a la Jefatura de Policía- un petitorio de modificación de las prácticas de las fuerzas de seguridad. Desde ese momento la columna, que llegó a abarcar seis cuadras, se partió en dos.

El primer grupo se dirigió hacia la Catedral por la avenida Belgrano, mientras que el segunda, liderado por Barrios de Pie, siguió por la calle Mitre hasta el edificio del Arzobispado.

A lo largo de este recorrido, los cánticos, pedidos y gritos de protesta no cedieron pese a las expresiones de fastidio que desde algunos comercios locales y viviendas mostraron a las mujeres que pasaban con pañuelos verdes, por la legalización del aborto, naranjas, por la separación de Estado e Iglesia, y violetas, contra la violencia machista en general.

Distintas organizaciones que se sumaron a la marcha fueron las encargadas de realizar los cortes de calles para facilitar el paso de los manifestantes, que se desarrolló en el horario de cierre del turno tarde de las escuelas. Los estudiantes de los colegios San Francisco y Belgrano vieron complicada la salida. Algunos alumnos se cubrían las chombas con los escudos que identifican a la instituciones educativas para sumarse a la manifestación.

A lo largo de la marcha, El Tribuno realizó una transmisión en vivo desde su cuenta de Facebook para reflejar las causas por las que se movilizaron las mujeres.

Claudia, de 32 años, dijo que se sumó a la convocatoria para reclamar acciones concretas frente al número de femicidios de 2019.

Fátima, de 30 años, es trabajadora social y pidió un sistema de contención a las víctimas. Señaló que, hasta el momento, no se realiza un trabajo eficiente de acompañamiento a las mujeres que denuncian violencia y que, en muchos casos, no tienen un lugar seguro donde vivir o un trabajo estable.

Amigas de Jimena Salas, asesinada de múltiples puñaladas hace dos años en su casa de Vaqueros, se sumaron con una pancarta que llevaba su foto para reclamar acciones concretas de la Justicia provincial que, en este caso, no logra identificar a los sospechosos del asesinato.

"Eramos amigas de Jimena y ahora estamos acá reclamando Justicia para su familia, que espera saber quién fue el culpable de este crimen, como ocurre en otros casos, donde parece no importar que una mujer más muera", expresaron Lucía y su compañera, que marcharon junto a sus hijos.

Cerca de las 20, el bloque de mujeres llegó nuevamente a la plaza 9 de Julio para realizar lo que denominaron una "corrida rosa", frente a la Catedral. Allí, una mujer trans que expresó pedidos de igualdad y varias parejas de chicas que se besaron generaron el asombro de devotas que se habían congregado en las puertas del templo y se unieron para rezar el Ave María, mientras las manifestantes recordaban por megáfono los casos de sacerdotes denunciados por abusos sexuales. Pasadas las 21, se dio el cierre con un festival musical.

Juzgado de violencia familiar para J.V. González

El gobernador Juan Manuel Urtubey envió ayer al Consejo de la Magistratura el pedido de selección de postulantes para cubrir el cargo de juez de primera instancia de Personas y Familia con competencia en Violencia Familiar y de Género, con sede en la ciudad de Joaquín V. González, departamento Anta, juzgado que fue creado en el marco de la declaración de Emergencia Pública en materia social por violencia de género.

La cobertura del cargo de juez fue firmada ayer en el Día Internacional de la Mujer, en el marco de las acciones impulsadas por la Provincia para la prevención y asistencia a las víctimas de violencia.

A partir de este pedido, el Consejo de la Magistratura tendrá a su cargo la tarea de disponer de los mecanismos necesarios para que se concurse el puesto. El juez tendrá a su cargo el Juzgado de Primera Instancia de Personas y Familia.

El nuevo Juzgado se suma además, a las distintas acciones impulsadas a partir de la sanción de la Ley 7.857, del año 2014, por la cual el Gobierno de Salta declaró la Emergencia Pública en Materia Social por Violencia de Género en todo el territorio de la provincia. 

Por esta Ley fueron creados cinco Juzgados de Violencia Familiar y de Género, dos en el Distrito Judicial Centro, uno en el de Orán, uno en el de Tartagal y otro en el Distrito Judicial Sur con circunscripción Metán.

Esta declaración de emergencia fue prorrogada por la Legislatura y se mantiene vigente a la fecha.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...