Tras el descenso de Juventud, el bochorno: los jugadores a las piñas

Es entendible el dolor que invade a un futbolista en el momento de un descenso, más si quien lo sufre considera o cree que fue perjudicado por circunstancias externas, como el caso del arbitraje, al que señalaron los futbolistas en el final. O cuando viviste meses enteros en situación de angustia o desesperación, atravesando pesares como los que les tocó pasar a los jugadores de Juventud.

Pero de ninguna manera es justificable las agresiones, los golpes y los incidentes de quienes dicen ser profesionales y deben predicar con el ejemplo. Gustavo Ortiz, Diago Giménez y otros futbolistas más se trenzaron con los jugadores de San Martín de Formosa, que no hacían otra cosa que celebrar como un desahogo haber salvado la categoría.

Y mucho menos justificable la actitud de Claudio Acosta, que se metió a la zona de la tribuna para tirar piedras a dirigentes del club formoseño. invadido por la impotencia.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...