Condenaron a 7 presos por aplicar "la ley de la cárcel"

Con penas de entre ocho y nueve años de prisión, la Justicia de Tartagal condenó a 7 de los 9 imputados de haber violado a dos presos acusados de abuso sexual en la comisaría 43 de la ciudad de Embarcación. El ataque a los internos se produjo en junio del año pasado, pero éstos recién denunciaron el hecho dos meses después "porque estaban amenazados de muerte", según consta en el expediente.

Los internos rompieron el silencio cuando los cabecillas de los ultrajes fueron trasladados a otras dependencias policiales. Por cuestiones de jurisdicción, el debate se realizó en el Distrito Judicial Tartagal, a cargo de la jueza de la Sala I del Tribunal de Juicio, Sandra Mabel Sánchez. Luego de analizar las pruebas surgidas en las audiencias, el testimonio de los denunciantes y los alegatos de la fiscalía y los abogados defensores, la magistrada norteña concluyó en que fueron siete los presos que protagonizaron la violación en banda.

De acuerdo con el relato de las víctimas, de 30 y 37 años, todo sucedió en la fría noche del 2 de junio de 2018 cuando el interno de un calabozo contiguo reveló a uno de sus 9 compañeros de celda que ellos estaban detenidos por una denuncia de abuso sexual. Enterados de esta situación los internos decidieron aplicarles lo que en la jerga penitenciaria se conoce como "ley de la cárcel" ó "ley del burro".

Según los denunciantes, los cabecillas de la agresión fueron Justo Andrés Velarde, alias "Tuco" y José Maximiliano Garnica (a) "Quiscudo". Dijeron que fue uno de ellos el que en horas de la madrugada despertó al grupo y gritó: "estos están presos por guazos, hay que violarlos".

Luego de ser golpeados y reducidos, los acusados abusaron de ellos y para evitar que pidieran auxilio les taparon la boca y los amenazaron con un cuchillo. Los presos declararon que uno de los cabecillas quiso, además, que practicaran sexo oral y como se negaron los volvieron a violar y los amenazaron de muerte para que no denunciaran el hecho.

Por esta situación se mantuvieron en silencio hasta mediados de agosto cuando los líderes de las vejaciones fueron trasladados a otras dependencias policiales del norte salteño por haber participado de un motín con quemas de colchones de la comisaría de Embarcación. Tras denunciar lo sucedido, ambos fueron examinados por el médico legal, quien corroboró que habían sido violados.

El veredicto

La jueza Sánchez condenó a "Tuco" Velarde a la pena de nueve años de prisión de ejecución efectiva por los delitos de "abuso sexual gravemente ultrajante, calificado por el número de participantes y tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil".

La misma pena le aplicó a "Quiscudo" Garnica por abuso sexual gravemente ultrajante calificado por el número de participantes, declarándoselo reincidente. El condenado fue absuelto en otra causa por el delito de resistencia a la autoridad y amenazas.

En tanto a Brian Aron Romero, alias "Coquero", Héctor Luis Sabán (a) "Gordo", Luis Jesús Posta (a) "Shaula", Franco Ariel García y Matías Carlos López fueron sentenciados a ocho año de prisión de ejecución efectiva. A todos ellos también se les atribuyó el delito de "abuso sexual gravemente ultrajante, calificado por el número de participantes".

En tanto fueron absueltos Marcos Exequiel Yarucari y Luis Rubén Garnica, luego de que los presos señalaran que éstos fueron los únicos que se negaron a consumar los abusos, pese a las amenazas que recibieron.

Las crónicas policiales están plagadas de casos análogos. En octubre del año pasado la Justicia de Orán condenó a 12 de años de prisión a seis jóvenes que violaron a dos presos alojados en la comisaría de Hipólito Yrigoyen. En este caso, los denunciantes también fueron internos acusados del delito de "abuso sexual".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...