Los tildaban de locos, ahora los acusan de venta ilegal de paltas

Los hermanos Galleguillos siempre dan qué hablar. Ahora venden paltas y ropa usada para financiar una oficina de Protección Animal, pero no tienen paz, porque un verdulero se habría quejado en el Concejo, ya que los ediles ejercen el comercio desleal del fruto.

El colmo de las situaciones se viene dando en el Concejo Deliberante de Rosario de Lerma a partir de los movimientos mediáticos de los hermanos Griselda y Guillermo Galleguillos, quienes tienen un duro enfrentamiento con el resto del cuerpo, solamente porque se las ingenian para recaudar fondos para su gestión política.

Esta vez fueron denunciados públicamente por sus pares en el Concejo Deliberante por venta ilegal de paltas, ropa usada, y competencia desleal ante el resto de los comerciantes. A tal punto llegó la situación de confrontación política, que el proyecto aprobado y promulgado para la creación de una oficina de Protección Animal, es financiado por los controvertidos hermanos a partir de la venta en redes sociales de ropa interior femenina.

"Esto sucede porque nos envidian por nuestro trabajo. A pesar de que nos descontaron de nuestras dietas casi el 50%, nos ingeniamos para buscar fondos que solventen nuestros proyectos", contó Griselda.

Griselda promociona así las paltas en las redes.

Del patio de la casa

Sin empacho la concejal arremetió contra su oposición política dentro del Concejo rosarino: "Vendemos paltas que sacamos del fondo de nuestra casa a bajo costo y con ese dinero compramos bolsas enormes de alimento para los animalitos que deambulan en la vía pública"

Añadió: "También lo hicimos con ropa usada en muy buenas condiciones y ropa interior femenina. La gente participa porque sabe que el fin es beneficioso para todos. Nosotros no ofendemos a nadie. No tenemos las dietas y la ayuda financiera que el Ejecutivo les brinda al resto de los concejales."

La venta de paltas con delivery incluido fue la última venta pública de los Galleguillos. A tan solo 50 pesos la bolsa de un kilo, en pocas semanas la recaudación permitió la adquisición de bolsas de alimento balanceado para los perros callejeros, y también el pago de una secretaria que atienda la oficina de "Legislación de bienestar animal", que funciona en el despacho de los hermanos.

"Con mucho amor, allí informamos sobre vacunación antirrábica, castración, se dará gratis alimento y ropitas para los animales callejeros. Ayudamos y apoyamos las campañas de promoción en el cuidado responsable de las mascotas", cuenta Guillermo mientras no pierde el tiempo para entregar un folleto de sus trabajos al periodista de El Tribuno.

Al preguntar sobre la acusación de competencia desleal por la venta de paltas y ropa usada, Griselda interrumpe la pregunta y afirma: "¿Y quién más va a perseguirnos? Nos tildó de locos meses atrás, y ahora de vender paltas de forma ilegal. Es el mismo concejal que le faltó el respeto a la deportista Fernanda Yapura, además de misógino el concejal Laspiur (Darío) es un acosador laboral. No nos deja desempeñarnos en las sesiones como corresponde. Estas circunstancias son apañadas, por el resto de los concejales"

Los concejales Galleguillos tuvieron descuentos significativos en sus dietas desde el mes de diciembre del año pasado, porque no entregaban los certificados siquiátricos encomendados por el resto de sus pares, al considerarnos insanos mentales para desempeñar el rol de concejales. En aquel entonces los tildaron de locos, y ahora los tachan de vender de forma ilegal paltas a los vecinos.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...