Otro impresionante secuestro de cocaína infló los números de las estadísticas a niveles alarmantes al ser decubiertos más de 380 kilogramos de cocaína transportados en una camioneta por los caminos de la Puna salteña.
El decomiso de droga de alta pureza, cuya valuación supera cualquier cálculo en dólares, se produjo en horas de la madrugada y por su volumen sería uno de los cargamentos más grandes secuestrados en la modalidad de transporte terrestre.
En los últimos meses las fuerzas nacionales y provinciales lograron detener cuantiosos cargamentos de cocaína, casi a diario, pero este último se produjo en una zona poco habitual pero que tiene antecedentes de otros hechos similares, donde también se incautaron centenares de kilos de clorhidrato de cocaína. 

El operativo

El narcocargamento de 380 kilos de cocaína estaba oculto en bolsas de arpillera que se transportaban en la caja de una camioneta.
La ruta de ingreso de la droga se estableció en los caminos de la Puna salto jujeña y su destino sería la vecina República de Chile, dijo una fuente a El Tribuno.
Durante la operación en territorio salteño resultó detenido el conductor del vehículo, de nacionalidad boliviana, según lo informado por el Ministerio de Seguridad de la Nación.
El procedimiento fue realizado en la madrugada del domingo por personal de Gendarmería Nacional (GNA) en cercanías del volcán Llullaillaco, situado a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar en la frontera con Chile.
Según indicó el Ministerio, personal del Escuadrón 22 “San Antonio de los Cobres” efectuaba patrullajes nocturnos sobre la ruta provincial 163 cuando observó una camioneta cuyo conductor, al advertir la presencia de los gendarmes, detuvo la marcha e intentó escapar.
Los uniformados lograron detener la marcha del vehículo de inmediato y lo trasladaron al asiento del Grupo “Socompa” de la fuerza para inspeccionarlo.
Durante la requisa hallaron en la caja de carga doce bolsas de arpillera que contenían 373 paquetes de cocaína, con un peso total de 380,17 kilos.
Además, en la camioneta, que había sido robada el mes pasado en la ciudad chilena de Calama, encontraron equipos de comunicación, tablets, computadoras, baterías y otros accesorios, agregaron las fuentes.
El hombre que trasladaba el cargamento, de origen boliviano, resultó detenido y fue puesto a disposición del Juzgado Federal de Salta, que ordenó las diligencias correspondientes para avanzar con la causa.
El narcochofer no era el propietario de tamaña fortuna en cocaína y transitaba la desértica Puna salteña en absoluta soledad.

Antecedente

En septiembre del 2018 se produjo en la misma zona, a la altura de Tolar Grande, uno de los secuestros más importantes de ese año. Casi 600 kilos de droga entre marihuana y cocaína. En esa ocasión los narcochoferes huyeron.
También quedó claro que los narcos buscaban el paso directo hacia la frontera con Chile.
 La mercancía ilegal era transportada en la caja de una camioneta que cayó a un barranco cuando intentó fugarse de Gendarmería Nacional. Fue a unos 20 kilómetros del paso internacional de Sico, paso fronterizo de montañas cerca de San Antonio de los Cobres, al oeste de Salta capital.
Los narcos intentaron pasar desapercibidos por caminos ilegales, trazados que en el último tiempo mostraron la nueva ruta de la droga en la región. En esa zona el único paso habilitado para ir o venir de Chile es Sico, pero existen otros ilegales.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...