La mayoría de los bagayeros aceptó la prórroga de 45 días

Fue otra jornada de idas y vueltas, donde la ruta 50, en el tramo entre Orán y Aguas Blancas, aparecía por momentos totalmente desierta. Los piquetes por tres horas con levantamientos temporarios por 15 minutos continuaron hasta anoche en la conflictiva zona hasta que, a último momento, los bagayeros decidieron levantar las medidas por un nuevo elemento de negociación que apareció dentro de los ofrecimientos.

Se trata de un compromiso surgido desde el Área de Fronteras, tras una reunión que se desarrolló ayer para que los bagayeros retomen su actividad con el tránsito de mercaderías desde Bolivia por un camino alternativo, que aún no está definido pero que no tendría el control de Aduana aunque sí de la Gendarmería.

La propuesta se difundió entre los manifestantes que se ubican a la altura de río Blanco y pese a las discrepancias decidieron levantar la medida de fuerza y seguir negociando en esta jornada la aplicación de esta nueva propuesta.

Es que este último ofrecimiento del Gobierno nacional, sobre una prórroga por 45 días hasta el 31 de mayo para la inscripción de los bagayeros como microimportadores, tuvo amplios debates internos entre los trabajadores de frontera, que hasta ayer a la mañana rechazaban de plano el ofrecimiento. Ellos mantienen su postura y exigen una prórroga hasta el 31 de diciembre de este año para la entrada en vigencia del nuevo régimen de importaciones.

Después de una reunión de al menos tres horas con el subsecretario de Frontera, Matías Lobo, delegados de bagayeros acordaron aceptar la prórroga de 45 días con la condición de seguir discutiendo en las mesas chicas la aplicación de los controles y el nuevo camino alternativo.

Sin embargo, un grupo de bagayeros deliberaba sobre si debían acompañar el acuerdo y resolvían en asamblea si continuaban o no con el corte. Finalmente un 90% de los manifestantes decidió levantar la medida y esperar el resultado de las reuniones en las próximas horas.

De las reuniones en la jornada de ayer participaron autoridades de la Provincia, intendentes de la zona y legisladores. Tras el extenso encuentro, el abogado de los pasadores, Ariel Palmares, abandonó la reunión molesto por no haber llegado a un consenso e insistiendo en la necesidad de una prórroga al menos hasta el 31 de diciembre, dado la falta de contexto de la nueva normativa. Pomares consideró que todos los ofrecimientos no constituyen una solución de fondo para los bagayeros.

En Diputados

Sobre tablas, Diputados reclamaron al Gobierno nacional que cumpla con los compromisos contraídos en tiempo y forma con los trabajadores de frontera del norte de la provincia con el objetivo de desarrollar políticas sustentables para generar una alternativa laboral en la zona. La diputada Norma Lizárraga criticó que se entienda al trabajo de los bagayeros como sinónimo de delito cuando se trata de personas que no tienen un trabajo formal.

Se necesita trabajo

“Hablamos de gente que necesita un trabajo digno y vivir en paz y no en un constante conflicto, sumado a la explotación laboral en condiciones infrahumanas a la que son sometidos”, dijeron ayer algunos legisladores que se manifestaron sobre el extenso conflicto que afecta al departamento.
Pese a los acuerdos y ofrecimientos, el nudo del conflicto sigue siendo la falta de trabajo y no aparece hasta el momento una salida de fondo para un grave problema en un departamento sumergido en la pobreza. “Debemos ver alternativas laborales para los habitantes de la región”, dijeron otros legisladores durante el tratamiento sobre tablas del caso, el martes a la noche en diputados.
La solución aún esta lejos. 
 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...