General Mosconi
Nuevo sistema de áreas protegidas
Corresponde al paraje Trementinal, de 17.300 ha, al oeste de San Martín.

El Gobierno de la provincia incorporó 17.300 hectáreas de Yungas del departamento San Martín, al Sistema Provincial de Áreas Protegidas para recategorizarlo como Refugio Provincial de Vida Silvestre. La zona, ubicada a unos 30 kilómetros en línea recta desde Campamento Vespucio hacia el oeste, pertenecen al municipio de General Mosconi y se denomina Trasfondo del Trementinal. La reserva se creó con el objetivo de proteger el estado natural de una porción representativa de la Selva Pedemontana de las Yungas y la decisión no deja de ser un gran alivio para los pobladores que desde hace décadas denuncian las incursiones permanentes de madereros furtivos de Bolivia, que ya han arrasado con cientos de hectáreas de especies muy valiosas, afectando la fauna del lugar.

Desde hace años los pobladores de ese lugar conformado por cuatro asentamientos poblacionales: Madrejones, Trementinal, Medialuna y Baule -a quienes el río Itaú los separa del territorio boliviano, piden también la apertura de un camino que los vincule con Campamento Vespucio y por ende con el resto del municipio. Y es que para llegar a ese lugar solo puede hacerse ingresando por el departamento de Orán hasta la localidad de Bermejo (Bolivia) y transitar por un peligroso camino de unos 60 kilómetros antes de cruzar el río Itaú -de regreso hacia territorio argentino- que en la época de lluvias es un gran peligro.

Otra de las iniciativas de los pobladores era que además de la apertura del camino que uniría Vespucio con Trementinal se designe personal para que vigile la riqueza natural de esa parte de las Yungas para evitar la tala indiscriminada de los bosques de toda esa región.

Hasta el momento ninguna de esas iniciativas había prosperado, pero para los pobladores de General Mosconi el hecho que se incorporen esas 17.300 hectáreas al sistema protegido, es un gran avance.

Los vecinos de Vespucio denuncian a diario que grandes camiones sacan de los cerros circundantes a la localidad inmensos rollos de madera provenientes de uno de los lugares ambientalmente más sensible del norte con el consiguiente peligro para esas mismas poblaciones que ya sufrieron eventos ambientales trágicos.

Soldados en el difícil camino entre Vespucio y Madrejones.

Dentro de los objetivos para declarar al Trementinal área protegida, el Ministerio de Desarrollo sustentable de la provincia mencionó la necesidad de "mantener la diversidad biológica, hábitat de especies en riesgo y la funcionalidad del corredor ecológico entre distintos ambientes de las Yungas y otras regiones. La incorporación de esta amplia superficie incrementa la capacidad de conservación de especies con amplio requerimiento territorial y con roles ecológicos claves, como el yaguareté y el tapir, ambos declarados Monumentos Naturales de la Provincia".

La creación fue oficializada a través del decreto 402/19 en el ámbito del Ministerio de Producción, Trabajo y Desarrollo Sustentable, en cumplimiento del decreto 616/18, por el que el gobernador Juan Manuel Urtubey sumó un millón y medio de hectáreas al SiPAP.

Cuidado ambiental y familiar

Isidro Ruarte, el intendente de General Mosconi, celebró que la provincia haya decidido considerar a esa porción salteña de las Yungas como zona protegida, pero consideró "se necesita mucho más que eso. Estamos hablando de una zona que limita con Bolivia donde en general residen unas 500 familias argentinas que no tienen ninguna posibilidad de salir de ese lugar, a menos de andar por más de 80 kilómetros hasta llegar a Orán y otros 80 hasta Mosconi. Lo que más nos preocupa es la salud, pero también que no puedan venir ni a comprar un kilo de harina, más allá que la situación que viven por años los ha hecho que prácticamente fabriquen todo lo que necesitan".

Ruarte recordó que "se les ha pedido a los sucesivos gobernadores, se han mandando notas a la presidencia de la nación para que se destinen los recursos para abrir un camino de 18 kilómetros que los conecte con San Pedrito y desde allí a Vespucio, pero nunca hemos sido escuchados. Abrir un camino hará posible que mejoren los controles porque como es una zona olvidada, los bolivianos hacen lo que quieren con las riquezas animales, forestales, y con los áridos del río".