Declararon peritos y policías

Nuevos testigos declararon ayer en el juicio al expolicía Mario Federico Condorí, imputado por el homicidio de Cintia Fernández, ocurrido el 3 de mayo de 2011. La joven falleció por asfixia por sofocación. El informe médico estableció que la víctima presentaba traumatismo de cráneo con hemorragia intracreaneana, además de otras lesiones compatibles con golpes.

En primer término lo hizo Paola Geipel, licenciada en Criminalística, quien realizó las pericias luego del hallazgo del cuerpo de la joven en su departamento de Parque La Vega. Dijo que durante la inspección ocular se observó en la habitación la existencia de una almohada con restos putrílagos y fauna cadavérica, apoyada contra una pared, a una distancia de un metro y medio de la cama. Lo que indica que estuvo en contacto con el cuerpo durante el periodo de descomposición y que, aparentemente, luego fue movida.

Por su parte el oficial principal Juan Pablo Sánchez, técnico superior en Ciencias Policiales, precisó que se peritaron los equipos celulares secuestrados, pertenecientes a la víctima y al imputado, y las sábanas de comunicación de las empresas prestatarias. Indicó que a Condorí le secuestraron dos equipos telefónicos y uno de sus números impactó en otros tres aparatos que no fueron secuestrados en el marco de la causa.

La ronda de testimoniales continuaron a la tarde con la presencia del comisario general Néstor Cardozo, el comisario Simón Pistán, el comisario Alejandro Daniel Trobiani, la comisaria Sandra Rodríguez, la comisaria María Angélica Pérez y el comisario Miguel Flores.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...