Cómo afectará a los usuarios de Huawei el bloqueo de Google

Tras firmar la orden ejecutiva, Donald Trump logró que Huawei sea inscripto en el listado de empresas de riesgo para la seguridad de los Estados Unidos, por entender que sus equipos son una herramienta de espionaje del gobierno chino. Tras la sentencia, Google, Intel y Qualcomm suspendieron las actividades comerciales con la marca originaria de Shenzhen, lo que implica que aquellos portadores de un teléfono, sufrirán limitaciones con algunas aplicaciones y las actualizaciones del sistema operativo. El anuncio impacta en las aspiraciones que tenía la marca de convertirse en el líder del sector para fines de 2020.

La restricción llega en el mejor momento de Huawei –que contó con Messi, James Rodríguez y Antoine Griezmann, como embajadores de marca- ya que la firma ocupa la segunda plaza de las ventas a nivel global, desplazando a iPhone y amenazando el liderazgo de Samsung. Además, cuenta con una posición privilegiada dentro de la inminente llegada de la tecnología 5G a los móviles.

El conflicto tenía un antecedente inmediato de espionaje, ya que a principio de año, por pedido de los Estados Unidos, fue detenida en Canadá Meng Wanzhou, hija del fundador de Huawei, Ren Zhengei y directora financiera de la compañía, que está a la espera de que se resuelva si hay extradición y se la pone a disposición de la justicia estadounidense.

En una primera instancia, quienes posean un equipo Huawei o un Honor, su segunda marca, en circulación perderán el acceso a las actualizaciones del sistema operativo Android, que Google provee mensualmente. Estas descargas críticas para la seguridad (disponibles únicamente para los modelos con menos de un año de antigüedad o equipos de gama alta) incorporan nuevas funcionalidades, emparchan vulnerabilidades y corrigen todos los errores que se detectan.

Como para apaciguar los ánimos, Android confirmó, a través de su cuenta oficial de Twitter, que si bien cumplirá con los requerimientos del gobierno de su país, al mismo tiempo mantendrá abierto el servicio tanto de Google Play como de Play Protect, que previene la infección durante las descargas, en los actuales teléfonos de Huawei.

En este caso, el verdadero inconveniente se da a largo plazo. Si el propietario decide conservar su teléfono en los próximos 5 años, muchas de las aplicaciones dejarán de ser compatibles con la versión más antigua de Android.

Sin embargo, los próximos lanzamientos de la marca, como es el caso del promocionado Mate X, sufrirán una doble suspensión de servicio. Es decir, no incluirá las actualizaciones ni podrán descargar las aplicaciones elementales de la Play Store, como el G-mail, YouTube, Maps y Traductor, entre otros.

En la actualidad, Android representa el 85% del mercado global de sistemas operativos. El resto de la torta corresponde a iOS de Apple. Según un comunicado difundido por uno de los responsables de Huawei, la empresa china lleva tiempo preparándose “para afrontar el escenario más extremo”.

En esta crisis matrimonial, ninguna fuerza tecnológica resulta favorecida. Ya que Huawei es el tercer fabricante, aunque en algunos trimestres sube una posición, de móviles a nivel global. La firma china vendió 203 millones de móviles en 2018, un 34,8% más que en el año anterior. Su cuota mundial es del 13,4% frente al 20,9% de Samsung, que lidera el ranking. Apple, en el segundo puesto, solo vendió seis millones más de iPhone que la marca asiática.

El veto de Google es uno de los escenarios que la compañía china contempla desde 2012, cuando bajo la administración Obama, abrió su primera investigación oficial sobre Huawei y ZTE. Desde hace 3 años, para cortar con la dependencia de Google, está desarrollando una versión propia del sistema operativo.

Tampoco lo inquieta las barreras que pesan sobre el hardware. Pese a la bravuconada del fabricante de chips Qualcomm, que se sumó al bloqueo, Huawei utiliza desde hace algunos años sus propios chips, llamados Kirin y también, fabrica sus módems. Que son las dos piezas claves de la arquitectura móvil. Deberá buscar, sin apuro, un proveedor de pantallas y baterías.

En caso de emergencia, sus nuevos teléfonos podrían incluir una versión elemental de Android, ya que se trata de un sistema operativo de código abierto con acceso público. El problema más acuciante es la prohibición que impide el acceso a la tienda de aplicaciones, algo con lo que cuentan todos aquellos que compran un teléfono de la marca.

Con este sacudón en el tablero móvil, las que más se benefician con la medida son las compañías chinas como Xiaomi, Oppo y ZTE, que tienen un competidor menos. Y también Samsung, que gana algo de tiempo para mejorar su oferta y sacar algunos metros de ventaja a su perseguidor.

Clarín

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...