Rosario de la Frontera
Niños con trajes típicos repartieron cientos de escarapelas
En la Semana de Mayo también realizaron un espectáculo de danzas junto a los abuelos, en la Plazoleta Gemes.

La Semana de Mayo ya se vive a pleno en Rosario de la Frontera. Miembros del Cuerpo Infantil de Policía, con la participación de otras instituciones, están desarrollando tareas de concientización, además de la confección y distribución de escarapelas.

Los niños que integran el Cuerpo Infantil, con las vestimentas de la época colonial, realizaron una recorrida por las calles céntricas de esta ciudad repartiendo 400 escarapelas a los transeúntes, junto al Centro de Adolescentes Comunitarios Virgen de la Montaña y sus instructores.

Luego, en la plazoleta Gemes, realizaron un espectáculo de danzas folclóricas acompañados por los abuelos de la Asociación de Jubilados y Pensionados de la Provincia de Salta, con su profesora Silvina Soraire. También colaboraron los alumnos del Instituto de Educación Superior República de Colombia N§ 6024, el profesorado con orientación en Danzas Folclóricas. También estuvieron presentes el jefe de Dependencia, comisario inspector Marcelo Leiva, y la comisión de padres del Cuerpo Infantil de Policía. Al finalizar la actividad entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino.

Las actividades fueron coordinadas por la sargento Olga Soraire y el cabo José Padilla, instructores del Cuerpo Policial Infantil y del Centro de Adolescentes Comunitario Virgen de la Montaña, dependientes de la comisaría 31 de la Ciudad Termal.

Una bandera gigante

Por otra parte, el cuerpo infantil cuando desarrolló las actividades contó con una bandera argentina gigante, de 15 metros. Compartieron un chocolate, adelantando los festejos por la Revolución de Mayo.

Durante el recorrido los chicos e instructores fueron comentándoles a los vecinos de qué se trataba la actividad por la Semana de Mayo. "El trabajo también fue de concientización, para incentivar el espíritu de patriotismo. Por eso confeccionamos las escarapelas, para que los chicos las puedan obsequiar a los vecinos para que las luzcan orgullosos", dijo Soraire. Entre los objetivos planteados por los instructores, se busca que los niños puedan ser multiplicadores de estas acciones y comenten en sus hogares y en las escuelas. "Es importante reivindicar estos valores y que jamás se pierdan", señaló la integrante del Cuerpo de Policía Infantil. Los organizadores destacaron la buena reacción de los vecinos cuando los chicos les entregaban las escarapelas. La recibían con alegría y se las llevaban colocadas.