Chibán, el presidente sin asamblea

Sergio Chibán retornó a la Liga Salteña de Fútbol, pese al nuevo revés judicial que suspendió la asamblea extraordinaria de renovación de cargos que había sido fijada para ayer. ¿Cómo es esto? Al verse imposibilitado el Comité Ejecutivo de la Liga de realizar la asamblea, el actual presidente en vigencia, Daniel Cáseres, en su afán de cederle sin pérdida de tiempo el mando al nuevo titular, tomó la decisión de solicitar una licencia por 60 días, y esto le transfiere la presidencia en ejercicio de funciones a Chibán, de acuerdo a lo que estipula el estatuto de la institución.

Esta fue la manera que encontraron en la Liga para que Chibán vuelva a ser presidente de la entidad de calle Gurruchaga sin incurrir en una desobediencia judicial, teniendo en cuenta que en la mañana de ayer, horas antes de la anunciada asamblea, la Justicia hizo lugar a un nuevo recurso de amparo de Rubén González pidiendo una nueva suspensión, como ya ocurrió el pasado 26 de abril. 

En aquella oportunidad, la Justicia le pidió a la Liga Salteña que cumpla con todos los requisitos previos de cualquier institución de acuerdo a lo que estipula la Dirección General de Personas Jurídicas: llamado a asamblea, publicación de edictos, apertura de candidatos, plazos de presentación de listas y la conformación de una junta electoral. El ente del fútbol hizo caso omiso a la Justicia, conformó el tribunal e hizo el nuevo llamado. Esta vez, Rubén González no logró juntar los avales necesarios para pelear por el sillón de la Gurruchaga y los 17 clubes ratificaron su apoyo Chibán, por lo que habría sido proclamado ayer en la asamblea. Sin embargo, la Justicia volvió a asestarles un revés a las autoridades del ente rector.

Martín Ruiz, apoderado legal de González, se refirió a esta nueva resolución judicial y a la decisión de Cáseres. “No fue la idea entorpecer nada, todo pasó como consecuencia lógica, nosotros pedimos solo que se cumplan los plazos procesales. Ahora tiene que cumplir la Liga en la forma correcta, convocar a una nueva asamblea con todos los requisitos, desde cero. No costaba nada que se respete la constitucionalidad hasta que se proclamen las nuevas autoridades. Desconozco a qué obedece el pedido de licencia, pero a mi juicio un traspaso de la autoridad antes de la asamblea me parece apresurado”, manifestó el abogado. 

En relación al hecho de que la Liga Salteña le negara a González en su momento un estado detallado de cuentas de los recursos de la Liga, aduciendo que solo los clubes, y no sus socios, tienen derecho a pedirlo, Ruiz consideró: “En los balances hay números muy genéricos, pero no hay discriminaciones de gastos ni detalles para determinar si hay una administración eficiente o no. Rubén solicitó la documentación como socio vitalicio y no lo hizo en nombre de Juventud, pero consideramos que la Liga pertenece a los clubes que la componen y a sus socios, y sus socios deberían tener acceso al detalle”. Ruiz, por último, opinó: “Cualquier persona vinculada al fútbol debería indagar sobre los detalles del balance, eso no está a disposición de nadie, tampoco nadie los pide. Aprobar o no un balance conlleva una responsabilidad grande”.

En la conferencia en la Liga en la que dieron a conocer el pedido de licencia de Cáseres y la toma del mando de Chibán, el hoy presidente de la Liga en uso de funciones expresó: “Lo que no pudimos hacer por instancia judicial lo hacemos por la vía institucional. Estas chicanas han dañado más la imagen de otras personas que de la misma institución. El perjudicado no es Chibán, son los clubes, sobre todos los más pobres, que necesitan compromiso en la gestión. En los últimos 30 días sufrimos en los institucional, pero con esta grandeza de Daniel vamos a poder solucionarlo en parte”.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...