Le robaron la camioneta y le piden dinero para devolverla 

“Hace más de un año que vengo reclamando la restitución de mi camioneta marca Chevrolet S10, que fue retirada desde un taller mecánico por un exempleado, que a poco de robarla me comenzó a extorsionar a través de sus hermanos abogados para que le entregue 100.000 pesos a cambio de la restitución de mi vehículo”, dijo ayer el ingeniero Walter Gustavo Palavecino.

El profesional contó que es propietario de una pequeña empresa constructora y que el robo de ese vehículo, que asegura sigue circulando por la capital, le produjo un daño patrimonial más que importante, ya que debe pagar fletes que antes realizaba con su propio vehículo. El ingeniero relató que ya denunció el hecho en varias oportunidades e incluso denunció a uno de los hermanos de quien le robó su camioneta en el Colegio de Abogados, pero que su caso, tanto en la Justicia Penal como en el Colegio de Abogados cayó en saco roto.

Claramente contrariado dijo ayer que hace un tiempo atrás se atrasó en una obra por razones entendibles, pero que igualmente por esa causa fue multado inmediatamente y apercibido por la asociación que los nuclea.

“Cuando tengo problemas laborales el Ministerio de Trabajo me intima e inmediatamente, como empresa damos soluciones”, expresó. “Recurrí a la Justicia y que encontré, ninguna respuesta y honorarios de otros abogados en contra de mi patrimonio. Esa fue la respuesta”, se lamentó. “No hay derecho para que no se me restituya el bien y se impute de los delitos de robo y extorsión a quien me despojó de mi camioneta utilizando el ardid de que alguna vez fue mi empleado, solo por 45 días”, dijo.

Palavecino denunció que “presenté a la Justicia los chat de los hermanos de quien me robó el vehículo, chantajeándome. Tengo los audios de las conversaciones donde me solicitan dinero para devolverme mi vehículo y los hice llegar a la Justicia, y cual fue la respuesta, ninguna. No se qué hacer, a quién recurrir”.

Contó que en la ruta 51, a la altura de San Luis, hace unos días se cruzó con la camioneta y a quien acusa del robó. “Es decir esa persona está circulando con un bien robado, denunciado y nadie hace nada”, sentenció. ¿Acaso tengo que ir a secuestrarla personalmente?, se preguntó.

El denunciante, Walter Gustavo Palavecino.

Falsa denuncia

Según Palavecino, cuando la fiscalía de Gabriela Buabse tomó cartas en el asunto citó a la abogada hermana del tenedor actual del bien, y que esta advirtió a los investigadores policiales que estaban trabajando sobre una falsa denuncia. “Les prometió que se iba a dirigir a la fiscalía para entrevistarse con la fiscal penal”.

En el mes de agosto del año pasado los investigadores recepcionaron de parte del ingeniero Walter Palavecino los audios donde se le exige la entrega del dinero para que le restituyan el bien.

Aseguró que en estas maniobras participa otro hermano de quien robó o levantó la camioneta del taller mecánico de Alvarado al 2000.

“Lo que dice el mecánico al respecto es que el sujeto denunciado no llevaba los repuestos (engranajes de la caja de cambios) y que por tal motivo le dijo que debía retirar la camioneta. Así fue que se presentó Guillermo Temporeti Sosa y se llevó el vehículo a un paradero desconocido”, dijo.

Luego el propietario reclamó el bien y el mecánico le manifestó que había entregado el vehículo al nombrado Tempo reti.

“Desde ese momento a la fecha, a pesar de todas las denuncias y a un principio de investigación penal que quedó truncado en algún escritorio, no hubo respuestas, así que me vi obligado a pagar hasta 50.000 pesos de fletes mensuales desde hace un año y a gastar honorarios de al menos tres abogados sin obtener un atisbo de Justicia”, refirió.

“Es decir, un empleado que trabajó apenas 30 días y faltó otros tantos, se lleva de prepo tus bienes y con ellos te extorsiona sin que nadie pueda hacer nada. No sé cómo se llama eso, no lo entiendo”, dijo.

De igual manera apuntó que “tampoco entiendo que abogados del fuero local avalen este comportamiento de un familiar directo y participen de un delito tan grave como es el querer que pague para que me devuelvan lo que me pertenece. No estamos bien”. 

“Al menos sabemos que hay un sistema de denuncia web que permite que los ciudadanos denuncien anónimamente. Así que espero que alguien brinde información a la Policía sobre la Chevrolet S10, de color blanco, cuyo dominio es HKY 390 y que circula con impunidad en las calles de nuestra querida Salta”, finalizó.

“Le di trabajo y me terminó robando”

Así afirma el constructor sobre la actitud del exempleado.

El ingeniero Walter Palavecino dijo que la historia tiene ribetes escandalosos, no solo por el cariz que tomó sino porque terceras personas actuaron de manera inescrupulosas y poco éticas.

El constructor relató que tenía hasta los incidentes como abogada de su empresa a la hermana del denunciado Guillermo Temporeti.

“Ella me pidió que le diera una mano a su hermano, a lo que yo accedí. El único trabajo que tenía es el de chofer de un vehículo que trasladaba empleados o trabajadores a la obra y el material, que debía retirarse de un corralón que pertenece a su familia”, dijo.

“Todo estuvo bien el primer mes, pero después que le pagué su salario empezó a llegar tarde, a las 10 de la mañana. 

Una hora incorrecta para la construcción. Luego directamente no llegaba a su puesto de trabajo”, afirmó..

Luego relató: “Lo aguanté 15 días, y eso está probado en el expediente pero no pude más. 

Así que rompí la relación laboral con justicia. Unos días antes la camioneta se rompió y él la llevó al taller. De allí, Guillermo Temporeti la retiró y desde entonces permanece en su poder. Lo que al hombre le llama la atención es que la persona a quien acusa no tiene papeles que acrediten la propiedad del vehículo, pero igual circula por las calles de Salta.

“Yo me lo cruce sobre ruta 51 y me esquivó, por eso digo que el vehículo se encuentra hoy en circulación y debe ser secuestrado de inmediato. Si hubiera quedado alguna deuda laboral pendiente es otro tema, que no tengo problemas en resolverlo pero no con un chantaje de por medio”. El constructor aseguró que no puede litigar eternamente sobre un tema que tendría que haber tenido una respuesta inmediata de la Justicia. “La propiedad privada es uno de los pilares del derecho, al igual que la vida, y no puedo esperar a que vendan la camioneta o la desaparezcan para obtener una respuesta adecuada por los delitos expuestos”, dijo. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...