Dos "productos argentinos" que amargaron el debut  

Las mordidas provinieron de las mandíbulas de dos fieras enjauladas. Las embestidas de Roger Martínez y Duván Zapata, dos “productos” que explotaron en el fútbol argentino, noquearon a la Selección de Lionel Messi.
Los atacantes del América de México y del Atalanta de Italia, con pasado en Racing y Estudiantes de La Plata respectivamente, aparecieron cuando los llamados a guiar a los cafeteros parecían resignados a un empate.
Un soberbio fusilazo al palo lejano de Franco Armani disipó las dudas de por qué el técnico de la tricolor, el portugués Carlos Queiroz, prefirió a Martínez sobre Carlos Bacca, un infaltable durante la era del entrenador argentino José Pekerman.

Así como Martínez y Zapata explotaron en clubes argentinos, también lo hicieron Radamel Falcao, en River; Wilmar Barrios, en Boca, y James Rodríguez, en Banfield. 

Aunque venía de un semestre irregular, el antiguo jugador del Villareal de España revivió en campos brasileños las exitosas temporadas en Racing que lo trasladaron al fútbol de Asia y Europa. Pese a que fue suplente, Martínez, de 25 años, ingresó en el minuto 12 por una lesión de Luis Fernando Muriel. Poco conectó con un equipo que manejó a su antojo la primera parte a base de táctica, de la que tanto disfruta Queiroz.
Cuando ya estaba llamado a abandonar el campo, enganchó a Nicolás Otamendi y se ajustó su segundo gol en nueve apariciones con la camiseta de Colombia, una prenda que no vistió en Rusia 2018 tras la bajada de pulgar de Pekerman. 
Ese gol rompió una racha colombiana de ocho años sin anotarle a Argentina.
“Gracias a Dios que entró el gol”, apuntó al término del encuentro. Su aterrizaje en Brasil estuvo, como parece ser su carrera, al borde del abismo. Su excompañera lo denunció por una supuesta inasistencia alimentaria de su hija menor de edad, lo que en el país del café conlleva una prohibición para abandonar el territorio. Al final respiró por el levantamiento de la medida.
Duván Zapata parece seguir la estela turbulenta de Martínez. Destacado ariete durante varias temporadas en la liga italiana, vio desde casa las dos últimas Copas del Mundo. Pocas veces estuvo en los planes de Pekerman, pese a decir presente con frecuencia en las redes del Viejo Continente.
Queiroz lo perfiló como uno de los hombres fuertes del ataque colombiano, aunque para el estreno arrancó en el banco de suplentes.
Su carta de presentación no dejaba dudas sobre su valía: 23 goles en el Calcio, que lo ubicaron como el segundo máximo artillero del torneo por detrás de Fabio Quagliarella.
Algunos lo perfilan como el reemplazo del batallador Falcao, que con 33 años se acerca al final de su laureada carrera goleadora. E ingresó justamente en reemplazo del capitán, a 9 minutos del final. Su zarpazo en el área, en su novena vestida tricolor, le ajustó su segundo tanto como internacional. La anotación de Martínez rompía con ocho años sin anotarle a la albiceleste, pero la de Zapata sentenció una victoria que Colombia no lograba desde hace 12 años.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Últimas Noticias de Copa América

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...