Angustia e incertidumbre de 43  empleados de Emilio Luque en Salta

El supermercado Emilio Luque de Salta anoche -alrededor de las 20- tenía sus puertas abiertas. Adentro había muy poca gente comprando. El stock era escasísimo, en comparación con lo que era hasta hace poco tiempo este comercio. Ayer, después de conocerse públicamente la quiebra de la firma tucumana, que tiene 1.200 empleados en total, se supo que a nivel local son 43 las personas que viven momentos de angustia e incertidumbre por sus puestos de trabajo.

A pesar del gran malestar, los trabajadores salteños decidieron seguir atendiendo y "aguantar" hasta donde puedan con la esperanza de que la empresa salga del pozo en el que cayó o que aparezca un comprador y los absorba.

La sucursal Luque en Salta abrió en 2005, es decir que tiene personal hasta con 14 años de antigedad. Pero la quiebra afecta no solo a las 43 familias que hoy dependen de Luque de forma directa, sino prácticamente al doble, contando los repositores contratados por los proveedores, por ejemplo. Si bien dependen de un tercero, muchos estaban designados solamente en Luque.

Sin dar nombres por temor a que eso los perjudique aún más, algunos empleados del supermercado ubicado en la calle Orán 1155 relataron cómo las cosas fueron ocurriendo de manera progresiva. En los últimos seis meses, hasta los mismos clientes pudieron ver cómo el súper se fue "vaciando" cada vez más debido a la falta de reposición de alimentos, artículos de perfumería o limpieza. No se llegaba a pagar ni a los proveedores.

De cobrar los sueldos el 30 de cada mes pasaron a cobrar el 4, luego el 10 y finalmente, en marzo pasado, se dieron con la dura noticia de que la empresa no tenía para pagarles y empezaron a cobrar en cuotas.

"Como todos, tengo una familia y cuentas que cubrir y no sé qué voy a hacer. Hay compañeros que se endeudaron muchísimo y realmente están desesperados", contó un hombre. En el contexto de crisis que vive el país, no hay consuelo para los empleados. En caso de cerrar la sucursal, las 43 familias se quedarán sin sus ingresos pero, además, no saben si van a poder recibir siquiera sus respectivas indemnizaciones.

"Depende de Tucumán"

Para César Guerrero, secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio de Salta, todo va a depender de las soluciones que se puedan llegar a conseguir en Tucumán, donde está la casa central.

Los trabajadores todavía apelan a las autoridades del Gobierno provincial de Tucumán para que les tire un salvavidas. La firma Emilio Luque tiene todas sus cuentas embargadas por la AFIP, por lo que todo lo que ingresa por pagos en débito y crédito se embarga.

El gremialista recordó que desde antes de fin de año ya se veía que había merma en la cantidad del stock que solían tener. "El dueño Emilio Luque tiene participación en otro tipo de negocio que al parecer no le fue tan bien como él pensaba, hablo del ingenio azucarero. Se sabe que hace tres o cuatro meses esperaba que la zafra que comenzó o está a punto de comenzar sea el salvamento de sus supermercados", señaló Guerrero.

El titular de los empleados de comercio insistió en que está expectante a lo que se resuelva en Tucumán, "más no podemos hacer", dijo.

En menos de un año en la capital salteña inauguraron tres mayoristas, dos cadenas y un súper más chico. Dos están sobre la avenida Paraguay y uno, en la Tavella. "Yo no puedo juzgar el por qué a alguien le fue bien o mal o por qué abrieron algunas sucursales. Esto tiene que ver con todo, con la situación económica que se vive en el país y esto no escapa a las pymes regionales o a los supermercadistas locales", manifestó César Guerrero.

Empresarios consultados por El Tribuno también hicieron hincapié en la apertura en Salta de los nuevos supermercados. "Quizás tenga que ver con una cuestión de marketing", se animaron a decir algunos, mientras que otros apuntaron a la inversión del ingenio azucarero.

La cadena de supermercados Emilio Luque tiene 21 sucursales en cuatro provincias del norte del país: ocho supermercados, siete mayoristas, cuatro autoservicios mayoristas y dos minimercados distribuidos, en Tucumán (13), Santiago del Estero (4), Salta (1) y Catamarca (1).

Directivos de la compañía comunicaron a la prensa tucumana que la situación de quiebra se desató tras dos años de caída constante de las ventas, en medio de un proceso inflacionario y con marcados aumentos de tarifas.

La firma Emilio Luque estuvo vinculada con la distribución de bebidas a fines de la década del 70, hasta que en 1992 abrió su primer supermercado mayorista en San Miguel de Tucumán, provincia en la que ahora tiene su casa matriz.

Ribeiro también 

La empresa de retail Ribeiro inició el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) ante la Secretaría de Trabajo para “adecuar y reestructurar” sus estructuras internas, afectada por la caída del volumen de venta de electrodomésticos y artículos para el hogar.
Así lo informó ayer la compañía al mercado mediante un “Hecho Relevante” a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, en el que hace referencia a la suscripción de los términos de la ley de Empleo 24.013, a lo que aclara que “la adopción del procedimiento se debe a circunstancias ajenas a la voluntad de la sociedad”.
El comunicado indica que Ribeiro buscará “optimizar sus recursos y reducir los costos con el objeto de mitigar los efectos que este produce en la sociedad en los tiempos que atraviesa el país”.
El anuncio de la compañía se produce en un contexto en el que el volumen de venta de electrodomésticos y artículos para el hogar cayó 33,9% interanual en el primer trimestre de 2019, acumulando tres trimestres de caída consecutiva, y se ubicó en el nivel más bajo para un primer trimestre desde 2012. 
Al respecto, César Guerrero, titular de los empleados de comercio en Salta, estimó que a nivel local trabajan en Ribeiro aproximadamente 30 personas.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...