Las claves del malestar docente: les aumentan el sueldo pero les quitan ítems

Las claves para entender el malestar

 

Los docentes autoconvocados que impulsaron el paro por tiempo indeterminado plantean un deterioro grave de sus bolsillos.

Plantean que, por un lado, recibieron la propuesta de aumento del 38 por ciento escalonado para el presente ciclo lectivo. Pero por otro, desde el Gobierno nacional les comenzaron a pagar menos por dos ítems que hace algunos años fueron un refuerzo vital para sortear las trabas en las negociaciones salarial. Uno es el incentivo docente y el otros es el fondo compensador.

Desde que asumió Mauricio Macri, esos dos ítems quedaron congelados y el desfasaje con la inflación fue paulatinamente encendiendo la indignación de los trabajadores.

Para tener una idea en número reales, por incentivo se cobraba unos 2.500 pesos a fines en 2015. Esa cifra quedó congelada y a casi todos les hicieron una rebaja.

El fondo compensador entregaba unos 1.100 pesos en 2015 y también fue disminuyendo.

Ante las noticias de que la Administración Nacional dejaba de pagar esos montos no remunerativos, desde la Provincia salieron a decir que se harían cargo. Hubo que reacomodar los presupuestos y muchos número. Al final la realidad fue más fuerte y los docentes comenzaron a cobrar menos dinero de bolsillo.

En consecuencia, mientras por un lado aumentaban los porcentajes de las negociaciones paritarias, por otro se descontaban montos.

Algunos docentes hoy se quejan porque, a pesar de los aumentos, cobran menos. Otros reciben aumentos que no son suficientes para afrontar la inflación y ven decaer el poder adquisitivo de sus salarios.

El salario docente afronta distintos cuestionamientos. Por un lado, se pagan 310 pesos en concepto de transporte cuando es el mismo Gobierno el que autoriza un aumento del boleto a más de 21 pesos el viaje urbano. No les alcanza ni para hacer 15 tramos en la ciudad, es decir, para ir a trabajar siete días.

Otro ítem que genera debate es el de 210 pesos por materiales didácticos, monto insuficiente para conseguir lo que se necesita para preparar cada clase.

El salario familiar, que ronda los 1.500 pesos por hijo, también se mantuvo casi en el freezer. El malestar de los y las docentes está en el bolsillo, ya que en muchos casos no hay estrategia que les alcance para llegar a fin de mes.

También se escuchan algunas voces indignadas por el decreto oficial que adelantó una parte del aumento salarial de agosto sin consulta a las partes. “Ya no aguantamos más ningún otro engaño o jugada. Si no hay una propuesta seria, vamos a profundizar las medidas de fuerza”, dijo un delegado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Para qué vas a usar el aguinaldo?

Vacaciones
Pagar deuda
Consumo
Ahorro
ver resultados

Importante ahora

cargando...