Un locro lunar con poetas y artistas de toda laya y estirpe

Aquí en Salta, sabemos que el locro es una comida típica. Y como es habitual por estas tierras del norte, con una comida -en este caso típica- solemos celebrar acontecimientos importantes. Y así fue que en vísperas de la llegada del hombre a la Luna, es decir la noche del 19 de julio de 1969, aquí en Salta se organizó el Locro de la Luna. Iniciativa del poeta Manuel J. Castilla, miembro ilustre de Los Inmortales. Y a decir verdad, en Salta fue el único lugar del país donde, para celebrar tan importante acontecimiento, se reunieron artistas de toda laya, para compartir un plato típico y nacional: el locro.

Y fue cuando la ciencia y la técnica yanquis hicieron posible que el hombre ponga, por primera vez en la historia de la humanidad, un pie sobre el polvo selenita. En consecuencia, estaban dadas todas las condiciones para que aquella noche tan especial, un grupo, bajo el auspicio de “Los Inmortales”, alunicen en el Centro Argentino, para saborear un locro interplanetario y harto “ripioso”. 

Y así fue que conjuntamente con la exquisita expresión gastronómica, hubo otros tipos de manifestaciones intelectuales: la poética, la plástica y la musical. Artes estas que se entronizaron luego para dar lugar a una cacharpaya henchida de fe y esperanza, y donde se rogó que al otro día (20/07/1969) se concrete el arribo de los tres astronautas (es decir de dos) a la Luna y pisen por primera vez, la superficie lunar.

Lanzamiento del globo “fatto in casa”, de Julio Espinoza.

La velada

Es decir que aquella vez, a las 21.30, en el Centro Argentino, se reunieron todos los artistas salteños para dar su fallo a la proeza científica de mayor envergadura hasta ese entonces. Y para que reciten algo del último arrebato humano en pos del descubrimiento de antiguos misterios que hoy hemos logrado desentrañar, aunque sea en parte, como siempre. 

Crónica de la locreada

“Y el Locro de la Luna se realizó tal cual lo programado -dijo El Tribuno-. Los Inmortales cumplieron con la cacharpaya de Selene en nocturna vigilia de la hazaña espacial más grande de todos estos tiempos. Poetas, músicos, pintores y bohemios de Salta se reunieron para el simbólico y folclórico homenaje a los tres autores de la portentosa aventura humana. Y hubo un lleno completo -unos 300 comensales- en los salones del Centro Argentino, donde tienen su refugio Los Inmortales, secta cacharpayera que lleva veinte años de celosa vigilia junto al amable vino, al generoso asado y al platillo de coca y bicarbonato. Esa es la noticia y lo que vemos son las fotografías del insólito suceso.

Hubo calificadas presencias. Desde don P. Martín Córdoba a Angel Aliberti, pasando por Francisco “Pancho” Álvarez Leguizamón, Gustavo “El Poncho” Marrupe, Antonio Vilariño, Roberto Maehashi, Antonio Yutronich, Buby Martín, Luis Pretti, Antonio Neri Cambronero, Hugo Román, Simón Arapa y muchísimos nombres más, unidos en este singular homenaje. 

Y desde luego, la velada contó con el aporte lírico de los poetas que entregaron sus mejores versos a la Luna. Allí dijeron sus cosas Miguel Ángel Pérez, Jacobo Regen, Benjamín Toro, Carlos Hugo Aparicio, Hugo Ovalle, Holver Martínez Borelli, Jorge Díaz Bavio, Leopoldo “Teuco” Castilla, Antonio Vilariño, Raúl Aráoz Anzoátegui, Julio Díaz Villalba, Manuel J. Castilla, Jacobo Regen, Luis Andolfi, Santiago Sylvester, Martín A. Borelli, J.J. Botelli, Gustavo “Cuchi” Leguizamón, Cesar Perdiguero y el canto de Julio Espinoza. Y los ausentes con aviso por viajes terráqueos: Jorge Cafrune, Jaime Dávalos y Eduardo Falú. 

La cocinera de la Luna

Y damos fe de que el locro estaba exquisito. Por eso a nadie extrañó que doña Dominga de Díaz -su autora- fuera presentada y ovacionada largamente por los lunáticos comensales. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Para qué vas a usar el aguinaldo?

Vacaciones
Pagar deuda
Consumo
Ahorro
ver resultados

Importante ahora

cargando...