Enérgico planteo de Cargnello a Macri: “Llevate el rostro de los pobres”

No fue un Milagro más. No solo por la visita matutina del presidente Mauricio Macri sino también por el duro mensaje del arzobispo Mario Antonio Cargnello. El reclamo por la pobreza fue categórico por parte de la Iglesia, que ayer en Salta volvió a evidenciar un cortocircuito. En ese contexto, por la tarde, miles de salteños acompañaron en procesión a las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro. 

“Mauricio, has hablado de la pobreza, llevate el rostro de los pobres, son dignos, son argentinos”, con tono enérgico Cargnello se dirigió a Macri casi al finalizar la celebración en la explanada de la Catedral. Con el correr de los minutos, esa frase tuvo fuerte repercusión en los medios de todo el país. 
“Cuando empezó usted (su mandato) dijo ‘voy a luchar por la pobreza cero’”, le recordó el arzobispo, y agregó que con esta visita, Salta le da “rostros a la pobreza”. El Presidente estaba en primera fila junto a su esposa, Juliana Awada. Al otro costado se sentó el gobernador Juan Manuel Urtubey con su mujer, la actriz Isabel Macedo
Mientras la temperatura ascendía, Cargnello encendía más su discurso. Dijo que los pobres no “son una molestia”, sino que deberían ser considerados como una oportunidad, “son maestros” que nos enseñan. “Son respetuosos y merecen que nos pongamos de rodillas delante de ellos. Vale para todos, hermanos, nada más”, enfatizó. 
Macri tuvo un paso fugaz por la provincia y no se quedó para la procesión, lo que implicaba un mayor operativo de seguridad. 

Recibimiento 
El presidente y Awada llegaron a las 10 al centro en una camioneta negra, que se estacionó en la intersección de Mitre y Belgrano. 
Un centenar de personas lo esperaba sobre la calle peatonal. Al grito de “¡Sí se puede! ¡La damos vuelta, Mauricio!”, hubo demostraciones de apoyo a Macri, quien salió segundo en las PASO de agosto, muy lejos del candidato kirchnerista, Alberto Fernández. 


Animado por la situación, Macri saludó a los que estaban atrás del vallado y hasta se sacó “selfies” con algunas personas. Luego, el mandatario recorrió los más de cien metros que había hasta las escalinatas de la Catedral. 
Con una plaza 9 de Julio colmada de feligreses, la participación del Presidente no se vio afectada por ninguna manifestación como había expresado el sacerdote Raúl Méndez. 

Polémica
“No tiene sentido venir a empañar la fiesta de los salteños. Lo más razonable es que suspenda semejante previsión y nos deje tranquilos”, había criticado el referente de la Pastoral salteña el viernes.
Macri fue invitado por Cargnello. Ayer, en tanto, se sumaron críticas de otro hombre fuerte de la Iglesia salteña: Dante Bernacki. “Me da la impresión de que no le dio resultado la Pachamama y viene a ver si el Señor del Milagro le tira un votito más”, manifestó el sacerdote a una radio local.
Esa grieta, por cierto, no se trasladó a los fieles durante la celebración más importante de la Iglesia Católica en Salta. Todo se desarrolló sin problemas.

“Golpeado” 
“Usted, nos dijo a todos los argentinos que se había sentido golpeado; y en el clima de ese golpe, voy a hablar de corazón a corazón, quiso venir aquí, ha venido a encontrarse con el Señor”, fue otro de los puntos álgidos que pronunció Cargnello. Luego tomó el ejemplo de los peregrinos, y en particular del grupo de la Puna. Relató que en el largo caminar afrontan bravas heladas. 
“Desde hace unos años, se nos ha regalado un fenómeno que son los peregrinos. Ayer, cuando veía a los mineros, dije: es gente humilde, trabaja en la Puna, han venido caminando a 15 grados bajo cero y ellos trabajan en esa situación. Es gente que trabaja horas, en situaciones de inclemencia para darles riquezas a la República”, dijo.
“En el caso de la mina, ellos vienen juntos, el gerente y el último de los mineros. Provocan una nueva sociedad en Salta... Nos es posible venir juntos caminando por la historia, ¿por qué creemos que la historia tiene que hacerse desde la pelea? Nos lo enseñan los pobres”, destacó Cargnello.

A rezar
En una breve charla, Macri expresó a la prensa que vino a Salta para “rezar como uno más por el futuro de todos los argentinos”, buscando despolitizar su arribo y no se refirió a la polémica que se generó en la Iglesia en torno a su visita. 
Si bien la misa fue en la explanada de la Catedral, el Presidente y la primera dama también ingresaron a la Catedral. Acompañados por Cargnello, se acercaron hasta las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro. Allí solo pudo ingresar la prensa oficial. 
Luego se retiró y empezaron los preparativos para la procesión. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...