Las autoridades de Panamá informaron hoy que una mujer embarazada y sus 5 hijos de entre 1 y 11 años, además de una chica de 17, fueron torturados, asesinados y enterrados en una fosa común por miembros de una secta religiosa que actuaba en una remota área indígena. Los sospechosos de la masacre, unos 10 seguidores de la iglesia “La Nueva Luz de Dios”, fueron detenidos.

El caso se destapó gracias a tres hermanos que lograron escapar del culto el sábado pasado, fueron atendidos en un hospital y denunciaron que la secta practicaba violentos exorcismos.

Entonces fuerzas especiales de la Policía organizaron un operativo y lograron rescatar el miércoles a 15 personas heridas y golpeadas, que estaban atadas en la comunidad de Terrón, en una zona indígena de difícil acceso en el Caribe panameño.

Según la Fiscalía, todo indica que estas personas iban a ser masacradas. “La oportuna intervención de las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional evitó que otras 15 personas fueran asesinadas”, indicaron .

El Ministerio Público luego confirmó en su cuenta de Twitter haber encontrado “una fosa con 7 cadáveres, correspondientes a 6 menores de edad de 1, 3, 8, 9, 11 y 17 años. Además de una mujer adulta que estaba embarazada de aproximadamente de 4 a 6 meses, madre de 5 de los menores”. Todos presentaban claros signos de tortura.

Según declaró el fiscal a cargo de la causa, Rafael Baloyes, entre los detenidos figura el padre de la mujer embarazada y abuelo de cinco de los nenes masacrados.

Las autoridades creen que esta secta “tenía más de 3 meses practicando” el culto en la zona. Los ritos que realizaban pasaron a ser cada vez más violentos, sobre todo después de que uno de los pastores recibiera un “mensaje divino”.

Los feligreses eran desdnudados, atados de manos y pies, posteriormente el pastor se paraba frente a ellos y con una biblia en la mano y un machete en la otra les pedía que vomitarán el demonio.

Domingo González, testigo de los ritos que logró escapar, contó al canal TVN-2 cómo un hombre golpeó a su propio hijo, al que miembros de la secta habían desnudado previamente.

“Comenzaron a pegarle con la Biblia y con la mano cerrada. Lo agarraban de aquí (el cuello) y le decían: Quítate el demonio que tienes tú por dentro”, relató González.

En la iglesia, encontraron un chivo muerto y machetes. Había “un rito (...) era para quitarles la vida si no se arrepentían de sus pecados”, sostuvo el fiscal.

En tanto, revelaron que entre las víctimas que fueron liberadas hay siete niños y dos mujeres embarazadas que recibieron tratamientos por golpes y quemaduras.

El fiscal Beloyes indicó que piensa imputar delitos por homicidio, privación de libertad y posiblemente por abuso sexual, dependiendo de lo que arrojen las autopsias, ya que las víctimas estaban desnudas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...