La visión empresaria de Brito prevalece sobre las ganancias en el mercado financiero

Según el ranking 2020 de la revista Forbes, la publicación mundial especializada en el mundo de los negocios y las finanzas, Jorge Horacio Brito se ubicaba este año en el puesto número 32 de los empresarios más ricos del país, con un patrimonio personal de 360 millones de dólares.

La lista está encabezada por Alejandro Bulgheroni, el titular de Pan American Energy Group, la petrolera privada más grande del país. Bulgheroni cuenta en su patrimonio personal con 4.600 millones dólares.

De un extremo a otro y de acuerdo al tipo de empresa, las cifras muestran un abismo de ganancias, pero Forbes hace la salvedad de que todos registraron en este año una caída de casi el 20 por ciento en sus estados patrimoniales.

El informe señala que los números, a julio de este año, reflejan de manera elocuente el mayor proceso de "destrucción de riqueza de su historia. Muestra el impacto de largos años de estanflación, devaluación y pérdida masiva de empleos acelerado en los últimos meses por la pandemia del COVID-19 y el mal clima de negocios".

Pese a ello, el presidente del Banco Macro tenía cifradas expectativas en la recuperación del país y seguía apostando a las inversiones, más allá de los esquemas financieros con los que había logrado su imperio económico.

Así lo demuestra su actividad en la producción, el agro, la energía y los desarrollos inmobiliarios. Jorge Brito era mucho más que Banco Macro, donde tenía, como socio mayoritario, la sexta parte de la entidad bancaria privada más grande del país.

Otra de sus insignias económicas y de mayor peso es Inversora Juramento, que se constituyó el 14 de noviembre de 1990 como empresa agrícola ganadera y que había comenzado con un stok ganadero de poco más de 6.000 cabezas. A septiembre del 2018 ya contaba con casi 100 mil cabezas de ganado entre stock de cría, feedlot y cabezas en cabaña. En ese año, el patrimonio neto de Inversora Juramento llegaba a casi 10 mil millones de pesos, capitalizados sobre todo en campos adquiridos en los departamentos Anta y San Martín; unas 90 mil hectáreas dedicadas a la producción de maíz y soja y, en menor proporción, sorgo y trigo. Una parte importante de esa producción es utilizada para el engorde del ganado propio.

Dentro de las unidades de negocio de la inversora, también figura Frigorífico Bermejo y la cadena de carnicerías en el norte del país. Con esta empresa Brito se transformó en uno de los empresarios ganaderos más importantes del país con una firma que ocupó en poco tiempo toda la cadena de comercialización de la carne: producción, frigorífico y venta. El último proyecto que Brito tenía sobre esta empresa era la ampliación de la planta ubicada en Pichanal, con una inversión de 100 millones de pesos.

Energía

Los negocios de Brito se amplificaron con la puesta en marcha de Genneia, una inversora en proyectos de energías renovables en Argentina que se presenta como soluciones energéticas basadas en la utilización de tecnologías de última generación.

La empresa, que tiene como presidente a su hijo Jorge Pablo, cuenta con seis centrales térmicas convencionales (gas natural/combustible líquido) en Buenos Aires, Entre Ríos y Tucumán.

Parques eólicos Madryn -el más importante del país-, Chubut Norte, Rawson y Trelew en la provincia de Chubut. Parque Eólico Pomona, en Río Negro. Parques eólicos Vientos de Necochea, en Buenos Aires desarrollado junto a Centrales de la Costa Atlántica, son los generadores integrados al Sistema Argentino de Interconexión que en los últimos 12 meses tuvo ganancias netas por 250 millones dólares, un plan de inversión de US$ 1000 millones hasta fines de 2020. El parque fotovoltaico de Ullum, parte de la compañía fue uno de los primeros en recibir los denominados "bonos de carbono", una compensación mundial por la producción de energía limpia.

Desarrollos inmobiliarios

Vizora, desarrollos inmobiliarios, es otra de las empresas de Brito que se inició hace 14 años. Conducida por su hija Milagro es una empresa dedicada al desarrollo, gerenciamiento y comercialización de proyectos inmobiliarios de viviendas, comerciales y culturales.

Entre los emprendimientos más importantes de la firma se destacan Árboris Las Lomas, Árboris La Horqueta, Zéncity Puerto Madero, Madero Walk Eventos y Link Towers, en Puerto Madero y Tigre. Los emprendimientos se iniciaron puntualmente en esa zona exclusiva y luego se expandieron a otros puntos de Capital Federal.

Las cotizaciones inmobiliarias en la zona rondan los US$ 2.800 el metro cuadrado.

La historia de la “nave insignia”

La nave insignia de la fortaleza empresarial de Jorge Brito es sin dudas Banco Macro, un holding formado por Macro Bank Limited, Macro Securities S.A., Sociedad de Bolsa, Macro Fiducia S.A., Banco Privado de Inversiones S.A. y Macro Fondos S.A., Macro Securities.
Brito empezó su carrera en 1978 como agente de bolsa. Su ingreso en la actividad se produjo entre 1975 y 1976, cuando fundó junto a su cuñado Delfín Jorge Ezequiel Carballo la compañía financiera Hamburgo, después renombrada Anglia, con una inversión inicial de US$10.000. En 1976 Brito crea Macro Cía. Financiera S.A., que funciona junto a la consultora “Econométrica”.
En 1987 recibe la autorización del BCRA para operar como Banco Macro.
En 1996 el Macro adquiere el Banco de Salta, el de Misiones y el del Noroeste, en 1998 el Banco de Jujuy y en 1999 el Banco Mayo. Después de la crisis de 2001, entre 2002 y 2010, compró Bansud, el 35% de Scotiabank Argentina, el Nuevo Banco Suquía, el Banco Empresario de Tucumán, el Nuevo Banco Bisel, el de Tucumán y el Banco Privado de Inversiones.
Debido a su tamaño se lo considera uno de los bancos privados más grandes de la Argentina. 
Las utilidades del Banco Macro hasta el año pasado habían arrojado ganancias por 40.800 millones de pesos. Jorge Brito era el accionista mayoritario.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...