Profesionales piden  que la obra privada  este exceptuada

Desde el Colegio de Arquitectos de Salta (CAS) y el Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines de la Ciudad de Salta (Copaipa), le solicitaron al gobernador, Gustavo Sáenz, y a la intendenta, Bettina Romero su intermediación para que sus actividades sean excluidas del aislamiento obligatorio.

El pedido que enviaron a las autoridades expresa que los matriculados y afiliados se ven "imposibilitados de ejercer con normalidad su profesión", lo que provoca un escenario insostenible, sobre todo para los independientes, que están entre los más afectados por paralización de las actividades.

En diálogo con El Tribuno, Marianela Ibarra, presidenta del Copaipa, expresó que están en una situación "muy complicada", aunque entienden que la crisis sanitaria "es real", y que las medidas que tomaron los gobiernos de la Nación y la Provincia "son adecuadas".

"Pero también nos preocupa qué pasa con la actividad económica y el ingreso de nuestros matriculados. Para nosotros el rubro de la construcción, es uno de los más importantes, siempre dinamizador de la economía porque tiene un efecto multiplicador", expresó la titular del Copaipa.

Ibarra explicó el motivo del pedido. Destacó que se hizo para que los profesionales puedan volver a generar su propio ingreso y porque la construcción motoriza la cadena de pago. "Si bien la obra pública está habilitada, nosotros estamos apuntando a lo que es obras privadas sobre todo, esa parte que todavía no está incluida para circular", agregó.

Desde las instituciones han preparado protocolos especiales para los empleados de la construcción y consideran que servirían para que les permitan volver a la actividad paulatinamente. Muchos profesionales estaban con trabajos a medio hacer y se les prorrogó el cobro. Para algunos que se dedican a la obra pública hoy están suspendidos los pagos.

"Si bien esta semana liberaron los corralones, hablamos con colegas, y nos dijeron que no tienen el stock suficiente para la venta. Evidentemente, hasta que esto se vuelva a reactivar va a llevar un par de semanas o meses", expresó Ibarra.

Y agregó: "Por eso creemos que es importante volver a la actividad, queremos que nuestros matriculados tengan su trabajo de vuelta, pero también garantizamos el acompañamiento. Por ejemplo, hicimos una compra importante de barbijos y alcohol en gel".

Arquitectos

Pablo Romero, presidente del CAS, destacó "lo primordial" que es la salud en este momento y lo necesario que es seguir las indicaciones del Gobierno.

"En el DNU que sacó el Gobierno para la excepción de algunas actividades, estaba la obra pública pero no la privada. Entonces, solicitamos que se pueda reactivar de a poco la actividad de la obra privada, a pequeña escala primero", expresó.

En la nota que presentaron, también se ofrecieron para prestar su ayuda como institución intermedia. "Creemos que tenemos la capacidad y los recursos humanos para ayudar a paliar este presente, y sobre todo el futuro que se nos presenta cuando se levante la cuarentena, que va a ser una realidad totalmente distinta", afirmó.

El CAS tiene 1.500 afiliados, de los cuales 1.300 venían trabajando activamente en el sector de la construcción. Estos profesionales están totalmente paralizados.

"Desde el año pasado la obra pública estaba quieta y el motor de la construcción en Salta es la obra privada. A pequeña y a gran escala, es la que estaba moviendo el sector y toda la cadena que sigue, no solo los arquitectos, los maestros mayores de obra y albañiles, sino los corralones, ferreterías y toda la materia prima que acarrea la construcción", finalizó el dirigente.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...