El sector tabacalero salteño está en una situación crítica por una decisión que se tomó en Buenos Aires. Si bien en la provincia está permitida la circulación de los obreros del tabaco y se pudo hacer una buena parte de la cosecha del producto agrícola, la producción no se puede vender porque las fábricas de cigarrillos del centro del país están sin operar por la cuarentena obligatoria.

Los galpones de acopio de tabaco de Rosario de Lerma están atiborrados y desde ayer no se compra más producción porque no tienen a dónde ubicarla, según dio a conocer el presidente de la Cámara de Tabaco de Salta, Esteban Amat Lacroix.

"Todo esto nos ha llevado a que en Salta queden sin comercializar 8 millones de kilos de tabaco de los 34 millones que estamos esperando que sea la producción de esta temporada, porque no se puede procesar al estar los galpones llenos de Massalin (en Rosario de Lerma) que es donde procesamos Aliance One y la Cooperativa de Productores Tabacaleros", explicó ayer el también presidente de la Cámara de Diputados en una entrevista con el programa Sin Filtro, de Radio Salta.

La parálisis de la producción de cigarrillo también afecta directamente al Fondo Especial del Tabaco (FET), que es con lo que se pagan los sueldos de los trabajadores rurales y una importante suma de recaudación tributaria.

De la venta de cada paquete de puchos, el Estado nacional se queda con el 80% del total. De ese porcentaje, el 7% es para distribuir a las siete provincias tabacaleras mediante el FET.

"El Gobierno nacional está dejando de recaudar 750 millones de pesos diarios y esa plata termina en los cigarrillos truchos y contrabandeados y no al Estado", alertó Amat.

La situación se puede palpar en los quioscos que permanecen abiertos, donde muchos ya no tienen cigarrillos, que en estos tiempos de aislamiento es un producto de alta demanda. Desde el comienzo de la cuarentena, el consumo de tabaco aumentó alrededor de un 40% solo en Buenos Aires, según un relevamiento que hizo el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo de esa provincia.

Ayer a la tarde comenzaron las negociaciones entre Massalin Particulares y British American Tobacco (las dos fábricas que acaparan el 80% del mercado del cigarrillo en Argentina) y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires para que se habilite la producción.

En tanto, peligran ingresos por $1.000 millones para la producción tabacalera de General Güemes, La Candelaria y el Valle de Lerma, según estimó Amat.

Sin acuerdo por el precio del tabaco

Mientras transcurre la incertidumbre por el COVID-19 y todo lo que genera en la economía nacional, todavía no se llegó a un acuerdo por el precio del tabaco para la presente campaña.
El lunes pasado hubo una reunión, por teleconferencia, entre los representantes de los productores y las fábricas. 
Tanto la Cámara del Tabaco de Salta como la de Jujuy mantuvieron su postura de que un incremento del orden del 80% sería lo necesario para alcanzar la rentabilidad de los productores; Alliance One ofreció un 35% y Massalin Particulares un 38%, mientras que la Cooperativa de Productores Tabacaleros de Salta ofreció un 45%, postura compartida por la Cooperativa de Tabacaleros de Jujuy Limitada.
Ante la falta de acuerdo, se resolvió pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo lunes.
La competitividad de la producción nacional se ve seriamente afectada por las retenciones, que la descolocan frente a la brasileña. Otros factores afectan la negociación, como las secuelas directas de la pandemia y la suspensión de la fabricación de cigarrillos.
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...