Independiente le abrió sus puertas a la solidaridad

El Club Atlético Independiente, en colaboración con la Municipalidad de Salta, abrió las puertas de su sede en Lavalle 760 para un merendero que contenga a chicos de la zona. La idea nació a partir del diálogo que surgió entre ambas instituciones, la deportiva y la municipal, buscando dar una mano en estos tiempos difíciles, pero que pueden poner en escena actos solidarios. 
El merendero funciona los lunes, miércoles y viernes a partir de las 17.30. La comuna local facilita los elementos para la merienda mientras que el club pone su instalación del macrocentro para recibir a chicos que allí juegan al básquet y también a niños y niñas en general. “En realidad nosotros iniciamos meses atrás una colecta de alimentos ideada por Juan Cortés, un jugador del club, para ayudar a chicos de muy bajos recursos. Hay familias que lamentablemente la estaban pasando muy mal. La Municipalidad nos tiró la idea de formar el merendero no solo para los chicos que están cerca del club, sino también para los que puedan llegar”, contó Eduardo Tapia, presidente de Independiente.
Una taza de mate, té o un chocolate caliente puede aliviar aunque sea por un instante la realidad que muchos chicos de nuestra ciudad están viviendo. La solidaridad de los clubes se ha puesto de manifiesto en la emergencia y el accionar del rojo no es un caso aislado. También hay que recordar que familias ligadas a Sargento Cabral confeccionaron tapabocas para miembros de la Policía de Salta cuando se vivían los primeros días del aislamiento.
El reparto de la merienda se realiza siguiendo los protocolos sanitarios; los chicos ingresan por grupos al club, mantienen el distanciamiento de dos metros y se higienizan las manos. Así se previene la posibilidad de contagios de COVID-19 y otras enfermedades. 
“La institución está dispuesta a dar todo por esto porque sabemos que en estos momentos el tema del deporte es imposible que vuelva a corto plazo y hay que seguir cuidándonos”, agregó el dirigente. El merendero entró en funcionamiento hace un par de semanas y en los primeros días recibió entre quince y veinte chicos.
Tapia señaló que los profesores del club siguieron trabajando, a las jugadoras y jugadores se les brindaron ejercicios para que puedan realizar en sus casas para mantenerlos activos y entretenidos. “Los chicos están desesperados por volver al club y nosotros estamos a la espera de lo que diga el Gobierno. Tampoco sirve que se largue todo de una sola vez”, señaló el presidente. 
Según Tapia, el club ha presentado el pedido de ayuda económica que no ha tenido respuesta hasta el momento. De darse la posibilidad de contar con ese aporte el dirigente señaló que se destinará a mejorar la infraestructura del club, principalmente la zona de los baños.
Los chicos esperan volver a jugar, pero por el momento lo más saludable es quedarse en casa. Para disfrutar la pasión de jugar al básquet con amigos habrá tiempo cuando las condiciones sanitarias sean más favorables. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...