Ante la perplejidad que generan los acontecimientos acontecidos a nivel mundial, la pandemia está poniendo de manifiesto que este virus pone en jaque tres ejes:

1) La salud.

2) La economía

3) La democracia.

El coronavirus golpea en los órganos vitales de la sociedad que son el sistema sanitario, el económico y el político.

Ataca pues la integridad física, las fuentes de recursos y el sistema de gestión.

Ese es ahora el reto que debe resolver la sociedad mundial. Estas tres variables configuran el estado anímico social. El escenario presente y futuro es motivo de análisis y estudio por todos los gobiernos y campañas políticas en los diferentes países.

El estado anímico individual es el modo emocional predominante, que una persona experimenta durante algún tiempo en base a percepciones, determinando así su actitud frente a su entorno.

Ahora cuando el estado anímico debe leerse de manera generalizada en una sociedad cobra importancia el concepto de "humor social", que es la variable macro formada por la sumatoria de los estados anímicos individuales de las personas que integran una comunidad.

Es importante entonces tener en cuenta que el humor social va a estar relacionado a la situación general de contexto social, que es el factor común que comparten los individuos, y por lo tanto estará referido a la gestión de los gobiernos que influyen en la vida cotidiana de esa sociedad. El humor social determinará el comportamiento y nivel de respuesta de una sociedad frente a la gestión de gobier no.

En este punto es importante tener en cuenta a los psicólogos como Robert Thayer, que definen al estado de ánimo como una relación entre dos variables: energía y tensión.

Según esta teoría, el estado de ánimo diverge entre un estado energético (de más cansado a más activo) y un estado referido al grado de nerviosismo (más calmado o más tenso). Un estado tenso-energético, es potencialmente un estado de estallido social.

Por lo tanto, para un gobierno es imprescindible conocer el humor social, debido a que mide el estado anímico del escenario donde se desarrolla su gestión.

Tener medido el humor social (HS) permite:

* Ajustar la comunicación para que esté en sintonía con el estado de ánimo de la población objetivo y sincronizar con sus percepciones.

* Interpretar correctamente las percepciones de la población.

* Diseñar la comunicación y acciones de gobierno acorde al tipo de humor social reinante.

* Conocer los temas y aspectos significativos, de las percepciones para visualizar la dirección estratégica. Las críticas de los optimistas y las valoraciones de los pesimistas permiten encontrar aspectos diferenciadores.

Una forma de medir el humor social consiste en construir una tipología que clasifica a la sociedad en optimistas, pesimistas, esperanzados y críticos. Dependiendo de tipo de HS se diseña el tipo de estrategia, si el HS es optimista, debe saberse que hay buena predisposición respecto al gobierno, por lo tanto, no se aceptan críticas y hay espacio para una comunicación amena. Por el contrario, si el HS es pesimista, es sumamente delicada la comunicación que debe hacerse, no hay predisposición para lo que es político, ni a favor ni en contra del oficialismo, y todo lo que se diga y realice puede ser volverse en contra si no se maneja con los estándares apropiados para el caso. Si el HS es esperanzado, se debe actuar con una estrategia y comunicación en sintonía con los factores vinculados a la esperanza. Por último, si el HS es crítico la comunicación debe sustentar todo y crear confianza.

Por otra parte, conocer el HS permite encontrar factores diferenciadores para la estrategia, por ejemplo, saber que critican los optimistas es un punto importante, porque la crítica viene de personas optimistas, significa que impacta fuertemente sobre el resto de los temas, que no pueden visualizarse fácilmente, suelen estar escondidos y se ponen de manifiesto a través de estudiar a los optimistas, así también en la gestión de gobierno ayuda a adelantar potenciales problemas. Por el Contrario, estudiar a los pesimistas permite conocer que cosas valoran positivamente, esto es relevante porque son valoraciones en positivo que vienen de personas negativas. Estudiar "el humor social crítico" permite estimar si se percibe cambio positivo, confusión, rechazo, frustración, ansiedad o duda. Estos puntos son una manera resumida de exponer el beneficio de conocer el humor social. Hoy el mundo vive en diferentes grados de angustia por incertidumbre en lo económico y sanitario. Es el miedo lo que permite errores graves a los gobiernos, pero crece la presión interna que tiene límites y si no se activa la válvula de escape viene la explosión.

.

.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...