Ya en la gala pasada Gladys, La Bomba Tucumana, había tenido problemas con el vestuario, y esta semana volvió a discutir con los responsables de confeccionar su atuendo. Esta vez, terminó revoleando su celular y quejándose con la producción. “A este envase le podés poner lo que quieras y se luce. Siempre hay algunos problemillas, porque soy una mujer real, he sido madre, soy grande, tengo muchas curvas y no la pegamos”, explicó en la previa de Cantando 2020, notablemente enojada.

Y continuó: “Ahora me molesta mucho esta redecilla de los brazos. Les mando un beso a las chicas que lo hicieron recién. No a Lana, sino a las empleadas. Si me tuviera que quejar, el programa no alcanzaría. Jamás me quejo de nada. No soy una loca. ¿A ustedes les gustaría que los vistan como si fuera una nena de jardín o les gustaría vestirse como a ustedes les gusta?”.

Moria Casán, entonces, se ofreció a llevarle ropa propia, mientras Laurita Fernández quiso saber si sentía que la gente de vestuario tenía favoritismos. “A mí no me dan bola jamás. Siempre algo sucede para predisponerme mal. Tuve que llamar a la producción porque no me dan bolilla. Pasan por mi cara vestidos bordados en diamantes y a mí me dan estas telas. Yo me voy a poner lo que quiero, soy una mujer de 55 años”. 

Angel De Brito contó, entonces, que en medio de la discusión la cantante revoleó su teléfono y Laurita pidió una tijera para cortarle la parte del vestido, pero Nacha Guevara le dijo que no lo hiciera. “Le va a quedar muy mal. No lo hagas”, dijo.

“Yo me amo, me adoro. No tengo problemas con eso, gracias al señor. Estoy bien ajustada, pero me la banco. La próxima voy a Once a comprarme las telas”, respondió la cantante, cada vez más encolerizada. 

Pelea con La Princesita

“Que vos no te sientas cómoda, no quiere decir que la gente de vestuario haga mal su trabajo. Siempre y cuando lo digas con respeto está bien. Yo no lo vi bien. Entiendo lo que te pasó, pero como artista debés dejar a un lado las cosas que suceden”, expresó Karina La Princesita (4), que fue interrumpida por Gladys. “Tengo 40 años de escenario como para no saber que debo dejar lo que me pasa abajo del escenario”, expresó, enfurecida.

“Si supieras separar las cosas, no hubiese salido tan mal. Tyago estuvo bien, vos no. Te entiendo, pero salió mal. Apenas empezaste te olvidaste la letra y la piloteaste, y hubo una segunda vez en la que tu hijo te tuvo que cambiar también la letra para seguirte”, finalizó la cantante.

 Luego de un corte publicitario, la participante apareció con las mangas del vestido cortadas y expresó: “Dejo el certamen ahora. Lo siento por vos, hijo, que sos un gran artista. Todo tiene un límite. Yo no quiero pelearme, y menos con Karina. No entiendo por qué ponés un 4. Yo nunca me quejé de un puntaje. Yo no vine a competir, no tengo que demostrarle nada a nadie. Soy Gladys La Bomba Tucumana. Me quiero ir ahora, ya del estudio. Todos piensan que soy una loca”.

 

“Empantanarse en un tema que no tiene que ver con el canto, no tiene sentido. Deberías pasar de eso, tenés mucha experiencia y cantás muy bien. No te podés poner mal por eso. Pensá en la gente que te quiere escuchar. Cuando a uno le toca el turno de cantar, tiene que disfrutarlo. Tomar una decisión así, en caliente es una estupidez. Este pibe canta increíble. No te lo tomes así, estuvo bien”, aconsejó Oscar Mediavilla, quien avisó que pondría una nota que no solía poner para darle ánimos a la cantante: un 10.

“Cuando uno es caliente y temperamental no lo podés ocultar. Vos sos así. Todo lo que tengas que decir, hacelo acá. Siempre hay una parte de uno en el escenario. El público es el que te elige. Me parece que tenés mucho problema con tu mujer real, tenés mucha inseguridad. A mí lo que hicieron me pareció genial. Ella tiene corazón y sangre. Me imagino que es un acting, porque si te vas de acá son una reboluda”, cerró Moria Casán, la dueña del voto secreto en esta ronda.


 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...