Pese a la crisis sanitaria, anuncian que habrá procesión en el Milagro

Mientras el Gobierno de la Provincia tomó la difícil determinación de restringir la actividad económica en un intento desesperado por frenar el aumento de casos de coronavirus, el arzobispo de Salta Mario Cargnello resolvió que el 15 de septiembre el Señor y la Virgen del Milagro saldrán a la calle en procesión.

Si bien Cargnello informó que el recorrido de las imágenes se limitará a una vuelta alrededor de la plaza de 9 julio y que solo se invitará a funcionarios, en los últimos días quedó comprobado que todas las medidas que se vienen tomando, incluido un importante despliegue policial en el centro, son insuficientes para evitar que los fieles se aglomeren en el intento por participar de las celebraciones religiosas típicas de esta época del Milagro.

En los próximos días tendrán prohibido abrir sus puertas negocios que venden productos esenciales como los alimentos y que pagan sueldos a empleados que se encuentran en el 50 por ciento que tiene la suerte de trabajar en blanco en la provincia. Desde la Cámara de Comercio e Industria aceptaron esta decisión del Comité Operativo de Emergencia (COE) porque entendieron que es necesario priorizar la salud y tomar medidas ante el avance de la pandemia, aunque eso deje más al límite a miles de pequeños empresarios golpeados por la crisis.

Sin embargo, la procesión anunciada para el martes a las 17 generará la oportunidad de que muchos fieles salgan a la calle con la intención de acercarse a las imágenes, como cada año.

En un comunicado que difundió ayer, Cargnello justificó su decisión y destacó que solo se invitará a sacerdotes, religiosos, laicos, y funcionarios “con sus cónyuges”, entre ellos el gobernador Gustavo Sáenz y la intendenta Bettina Romero, una de las referentes políticas que tuvo una postura clara y en los últimos días salió a explicarles a los católicos que es importante que este año vivan la genuina expresión de fe que representa el Milagro desde sus casas por el “crítico del avance” de la COVID-19.

En julio, la fiesta de la Virgen del Perpetuo Socorro fue la oportunidad de medir cómo se llevan las convocatorias populares de la religión en Salta con la pandemia. Aunque se anunció que la procesión sería “vehicular”, la tarde se vio desbordada de devotos que se reunieron en las calles cercanas al lugar de la celebración con la esperanza de ver pasar la imagen.

Autoridades de distintos rangos vienen hablando de las consecuencias sanitarias de manifestaciones como las del 17 de agosto en contra del Gobierno de la Nación. No se habló tan concretamente hasta ahora, sin embargo, de las celebraciones religiosas, consideradas entre las que mayor riesgo de contagio implican.

En las últimas horas circuló por las redes sociales una carta en la que el sacerdote Alberto Abram realiza un duro cuestionamiento a Mario Cargnello por “admitir” que las autoridades sanitarias le impongan no desplegar las ceremonias típicas de esta época. 

Desde un punto de vista, estas expresiones se deben interpretar como una suerte de “presión de las bases” a la que el arzobispo tuvo que ceder, una demanda que lo obligó a organizar una procesión contra todo lo que se esperaba en este año marcado por la pandemia. No le falta lógica a este análisis, aunque sería una de las primeras veces en la historia no tan reciente en que un religioso se olvida de la verticalidad que rige a la Iglesia Católica. Otras miradas, entonces, obligan a pensar en que no se puede descartar la posibilidad de que el texto se haya difundido para que sirviera de justificativo a la resolución que Cargnello haría pública ayer. 

Las disposiciones del COE alcanzarán durante la próxima semana, entre otros, a supermercados, centros comerciales, restaurantes y pequeños negocios que deberán cerrar sin dejar de pagar el sueldo de sus empleados; ciudadanos que necesitan servicios de la administración pública pero encontrarán organismos cerrados o con atención mínima; gimnasios que no podrán trabajar y seguirán perdiendo alumnos e ingresos; niños, niñas y adolescentes de distintos barrios que encuentran su único respiro en las plazas y parques pero tendrán prohibido visitarlos. 

Las medidas sanitarias parecen no haber podido, sin embargo, con una convocatoria religiosa en la que el milagro sería que se logre respetar el distanciamiento social.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...