Escuela sin clases y con baldes para el agua

Los problemas de la falta de agua en el paraje El Carmen son de nunca acabar. Ahora una escuelita rural primaria y su jardín de infantes debieron suspender las clases por falta de este suministro fundamental para los baños, el aseo de la institución, la cocina y el consumo.

Aguas del Norte aduce falta de presión por la distribución de la población actual de esa zona distante a 5 kilómetros del centro de Rosario de Lerma. Llamativamente algunas casonas de este sector pegado a la ruta provincial 23 no sufren falta del vital elemento.

Este miércoles los 150 alumnitos de la escuelita Joaquín Guasch debieron volverse a sus casas porque no había ni una gota de agua en el establecimiento. Los docentes impartieron clases a primera hora esperanzados de que el agua vuelva a salir de las canillas. Lamentablemente no fue así. Debieron informar a Supervisión del Ministerio de Educación sobre la situación. "Apenas informamos lo que ocurría nos dieron instrucción de suspender las clases por hoy. La prioridad sanitaria de los chicos está por delante de cualquier anomalía que surge en la escuela", contó la docente a cargo de la dirección de la Joaquín Guasch de El Carmen.

Acotó la maestra que no es la primera vez en este año la falta de suministro en la escuela. "En octubre también tuvimos el mismo problema. Suspendimos aquella oportunidad las actividades. La falta de agua en la zona es recurrente, según nos cuentan padres de alumnos".

Hubo ocasiones en que debieron acarrear el agua en baldes para los baños y la cocina. "Como no hay precisión regularmente, las cisternas no se llenan y eso hace que la bomba de agua no funcione. Debemos sacar el agua en baldes. Varias veces se hicieron los reclamos a Aguas del Norte". La respuesta es la de siempre. El crecimiento de la población rural en esta zona de R. de Lerma influye en la falta de agua para los vecinos y la escuela. Claro está que en las inmediaciones de esta escuelita las casonas de fines de semana no carecen de agua.

Cañerías obsoletas

El problema también afecta a un loteo.


Los vecinos alegan falta de obras y falta de presión en las obsoletas cañerías de la red de distribución. Cuando la escuela se queda sin agua, sucede lo mismo con las viviendas rurales de la zona. Incluido un loteo cercano de alrededor de 60 familias. Tuvieron que cortar la ruta 23 buscando llamar la atención en busca de soluciones a su problema que lleva dos décadas. 
En el loteo Saravia, como es conocido, a la falta del suministro se suman los inconvenientes de las escrituras. 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...