“No quiero definir a Sáenz, él se tiene que definir. Nosotros siempre estuvimos en el mismo lugar"

Patricia Bullrich arribó el lunes pasado a la capital salteña para presentar su último libro “Guerra sin Cuartel: Terminar con la Inseguridad”, en el que repasa las distintas vicisitudes que atravesó durante su gestión al frente de la cartera de Seguridad en el gobierno macrista. Antes de retornar a Buenos Aires, la exministra de Seguridad de la Nación dialogó en exclusiva con El Tribuno.

En un capítulo del libro habla sobre una visita que hizo al norte salteño y las tareas que encaró para mejorar la vigilancia en la fronteras, ¿en qué quedó de ese trabajo?
Dejamos una frontera de vigilancia inteligente, la más importante de América Latina, con todo un sistema de radares, drones, cámaras inteligentes, con camionetas que podían llegar a cualquier parte de la frontera. Pusimos centros de vigilancia en La Quiaca, Aguas Blancas, Salvador Mazza y Puerto Iguazú, pero de acuerdo a la información que tengo el sistema está apagado totalmente. Las lanchas de Prefectura, que eran parte integral del sistema, prácticamente no se están usando. La verdad es que fue una inversión que hicieron todos los argentinos en un sistema absolutamente importante para nuestro país, que lo hicimos con el Invap (la prestigiosa empresa argentina de alta tecnología) y lamentablemente la información que nosotros tenemos es que no está funcionando. Esas son cosas que hay que tener en cuenta, porque si el país hace una inversión no es para una gestión u otra, es para los argentinos.

El sistema de vigilancia de las fronteras incluía la participación del Ejército para colaborar con Gendarmería. ¿Eso se desarticuló?
Por la información que tenemos se dejó totalmente de lado, pese a que dio excelentes resultados. En el centro de vigilancia de La Quiaca podías ver en una computadora, en un radio de varios kilómetros, a los que cruzaban las fronteras informales y también nos ayudaban las patrullas del Ejército en ese rastrillaje, pero también lo cerraron. En el primer año de este gobierno por ahí con la cuarentena y las fronteras cerradas fue distinto, pero no aprovechar lo que se hizo me parece que es algo que todos los argentinos tenemos que aprender, a que una inversión de esa magnitud es de todos.

¿Cómo se puede medir el impacto que tiene el escándalo de las vacunas vip en la salud pública y, en ese sentido, podrá el Gobierno recomponer ese daño teniendo en cuenta, justamente, lo vital de la vacunación para salir de la pandemia?

La verdad es que el Gobierno dijo que su única preocupación era la salud y con ello dejó caer la economía, cerró las escuelas y todo en torno a la salud, pero cuando vinieron las vacunas hicieron un vacunatorio vip, con lo cual todo ese discurso se cayó. Esto provoca una profunda tristeza y un sentimiento de injusticia. A la denuncia que hice de la vacunación a los suegros de Mazza, respondieron que el suegro tenía problemas cardíacos, pero cuántos argentinos de esa edad tienen problemas cardíacos, por supuesto que los que tienen esos problemas de salud se tienen que vacunar, pero hay un orden, una prioridad. No es que se tienen que vacunar primero los que son amigos del poder. El uso del poder para vacunarse es lo criticable, no que se vacune alguien que tiene problemas cardíacos. Usar el poder para privilegiar solo a algunos no es una justificación de la ilegalidad y de la discrecionalidad.

¿La vacunación vip es corrupción?

Más que corrupción es un acto de inmoralidad. No tienen principios ni valores. Es como en cualquier aspecto de la vida. Hay prioridades, acá es todo al revés. Primero se vacunan los jerarcas, la oligarquía kirchnerista y la gente que se muera. Justamente, el valor de un político tiene que ser el de estar en el final de la fila. Primero tiene que ayudar a la gente. Para eso los eligen.

Con su libro está recorriendo el país y, por supuesto, eso no se puede separar de las próximas elecciones ¿Ya tiene definida su candidatura?

No, ahora lo que estoy pensando es que tengo que ayudar como presidenta del PRO a armar la gran selección que tenemos que presentar en las próximas elecciones con Juntos por el Cambio. Así que no quiero poner el carro delante de los caballos. Ya definiremos en la ciudad de Buenos Aires, pero mi tarea ahora es ayudar al crecimiento del PRO en todo el país y a que Juntos por el Cambio tenga los mejores candidatos porque para nosotros es muy importante tener más diputados y senadores para mantener fuerte la institucionalidad. Fíjese en esta crisis de las vacunas la importancia de la fuerza institucional, cómo nosotros hemos ido consiguiendo toda la información a partir de la confianza que nos tiene la gente, los diputados presentando pedidos de información pública y eso genera una oposición y movimiento que también pone límites respecto a lo que es un modelo y otro. Y demuestra a la gente la diferencia que existe entre el kirchnerismo y Juntos por el Cambio, que es una manera distinta de concebir lo público, una idea totalmente distinta entre discrecionalidad y transparencia. 

En qué espacio lo ubica al gobernador Gustavo Sáenz, quien en su momento integró la coalición de  Juntos por el Cambio.

Por eso nosotros hemos decidido intervenir el partido en Salta, para que quede claro que el PRO es un partido que está en la oposición y que busca la alternativa republicana, que no apoya al gobierno populista de Alberto Fernández. No quiero definir a Gustavo Sáenz, él se tiene que definir. Nosotros siempre estuvimos en el mismo lugar y él tuvo nuestro voto y apoyo. Entonces tiene que definirse y nosotros vamos a buscar que nuestros diputados nacionales y provinciales estén en la línea de Juntos por el Cambio, no queremos darles diputados para que después quieran cambiar la Constitución y trabajar para la impunidad del kirchnerismo. Eso nosotros lo tenemos claro, por eso el PRO tiene que volver a presentarse a la sociedad con claridad.

Hay una línea política “bolsonarista” de la que el exdiputado Alfredo Olmedo es referente. ¿Desde el PRO lo sumarían para las próximas elecciones?

Nosotros primero vamos a consolidar el frente de Juntos por el Cambio con el radicalismo, Romero y con los que siempre hemos estado y luego será una decisión que tomará la alianza aquí en Salta. Si hay o no alianza con Olmedo no lo puedo definir en este momento.

¿Tiene una disputa con Horacio Rodríguez Larreta para definir quién comanda Juntos por el Cambio para las próximas elecciones?

Hay ideas de cómo pararse frente a la realidad y al Gobierno. Creo que, en definitiva, en este año y unos meses que han pasado quedó claro lo que nosotros venimos diciendo desde el principio, que el Gobierno buscaba desarticular a Juntos por el Cambio y no buscaba ningún diálogo, o no tenían ninguna intención de alejarse de lo que es el canibalismo kirchnerista. Vimos que eso no sucedió. Lo que nosotros sostuvimos como idea se demostró que es la realidad y así sufrimos con lo que le pasó a la Ciudad de Buenos Aires, con la plata que le sacaron y el trato que le dieron. Nosotros estamos convencidos de esta línea que llevamos adelante y que ha frenado muchos atropellos que el Gobierno ha querido plantear, como la liberación de los presos, la usurpación de terrenos, el no respeto a la propiedad privada, los abusos contra la libertad. Creemos que es una línea. 

Entiendo, por sus palabras, que critica a Larreta por la actitud dialoguista con el Gobierno nacional...

No, no es una crítica. Es una cuestión de apreciación. La realidad es que el Gobierno (nacional) puso a la Ciudad de Buenos Aires contra la espada y la pared, le sacó la plata y no trató de la misma manera a sus gobiernos (provinciales) que a los nuestros. Nosotros somos una oposición que quiere volver al Gobierno y tenemos que mostrar qué somos como idea. No podemos no estar en ese lugar. Pero no es una crítica, es simplemente un análisis.

Son dos líneas diferentes dentro de un espacio político...

Puede ser, defínalo como quiera. Yo definiría que de esta manera representamos profundamente a nuestros votantes.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...