Luciana Palavecino siente que el campo la inspiró para ser cantora

Algunos artistas nacen, otros se hacen, lo cierto es que el talento natural llega desde la cuna, algunos lo amamantan..., otros no.
Luciana Palavecino se aferra a esta realidad “siento que fui bendecida por la tierra, el campo me hizo cantora. Las vivencias cotidianos me sirvieron de inspiración para iniciarme en esta profesión. Por ejemplo, mi madre me contó que cuando yo nací vino una vecina desde lejos para ayudarla con el parto; esas cosas me marcaron, y sentí la necesidad de expresarlas a través de la música”, resaltó la joven Palavecino.

Zona de Anta

Esta cantora salteña nació en Paso La Cruz, finca Castellanos, pasando Parque del Rey, departamento de Anta. Hija de Carlos Palavecino y Matilde Córdoba, es la mayor de siete hermanos. Desde hace algunos años, Luciana decidió radicarse en la capital salteña para continuar con sus estudios “Concurro a la Escuela Superior de Música de la provincia de Salta José Lo Giúdice. En esta segunda etapa, asistí al Profesorado de Instrumentos Andinos; en mi primer etapa estudié la carrera de Canto. Más allá de las cualidades naturales, soy una convencida que debo estar preparada en un muy buen nivel, así lo exige hoy el mercado de la música. Perfeccionarse colabora en las metas a cumplir”, agregó la salteña.
Le costó encontrar su rumbo artístico, recogió experiencia sobre los escenarios, hasta que finalmente sentenció cuales eran sus pasos a seguir.

Encontrar la pasión

“La verdad que no encontraba mi lugar en el folclore, hasta que integré el Grupo Nuna, que lidera el profesor Daniel Ahumada. Ahí descubrí mi pasión por la música andina y latinoamericana. Fue el despertar en mi faceta de cantora. Además, pretendo forjarme como cantautora, hace algunos años ya sentí el deseo de expresarme en la composición, y no dudé ni un instante para echar a volar mis palabras. Tengo mucho para decir, me encantaría llegar a los hogares con mi mensaje musical. La Pachamama, el carro, el trabajo cotidiano, mi madre, son solo algunos de los temas que me provocan motivación en esas noches de desvelos cuando me asocio a una lapicera y un papel”, confesó esta cantora de ley.
Palavecino viene de participar en el proyecto “Cantoras.ar”, donde 46 voces femeninas de buena parte de la Argentina grabaron un atrayente material discográfico. Se trata de un muestrario con 112 diversas canciones, donde dejan en claro que “las mujeres le hemos puesto ovarios a nuestras voces”.
“Las mujeres le hemos puesto ovarios a nuestras voces significa que la mujer, individual, con nombre y apellido, expone, su ser más propio, libremente, con poder y con potencia. Mujeres individuales se abrazan y le dicen al mundo hay esperanza, hay un camino que es circular, nutritivo, amoroso, tierno y salvaje: femenino”, sostuvo la artista.

Tema de su autoría

Luciana le aportó tres canciones al disco: “El viaje de la pastorcita” (Sixto Palavecino), Doña Ubenza (Chacho Echenique) y “Humana”, que pertenece a Palavecino y sostiene que “se relaciona a la violencia de género”.
“Participaron en los arreglos musicales, mi marido Cristian Albarracín (guitarra) y Daniel Villa (violín). También durante la pandemia estuve como corista en el recital del Chaqueño Palavecino, que lo brindó vía streaming. Fue una experiencia inolvidable. El lunes pasado se llevó a cabo la presentación oficial del disco, que se cumplió por todos los canales digitales”, acotó.
“Siempre fui rebelde por lo que amo, soñé con salir adelante, y cada día es un desafío permanente. Mi gran motivación es mi hijo Romeo. Cuando empecé a cantar a los 12 años en los talleres de coros de mi pueblo me juré que nada me detendría hasta cumplir con mis metas... y así será”, dijo finalmente Luciana.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...