"Sobreviviendo": el panorama desolador de las pymes salteñas

En el Día Internacional de las Pymes, que se celebra hoy, no hay mucho para festejar en el contexto de crisis que atraviesa Argentina, que afecta sobre todo a las pequeñas y medianas empresas en general. Salta, por supuesto, no está exenta. Es, más bien, una jornada para tomar dimensión de lo que representa este sector para la economía, que emplea al 70% de la masa de trabajadores formales privados del país.

"Estamos en modo supervivencia los que hemos podido llegar a esta altura, pero hay muchos que han tenido que cerrar", describió a El Tribuno la presidenta de la Cámara Pyme de Salta, Solana López Fleming.

En efecto, de los cerca de ocho mil puestos de trabajo en el ámbito formal privado que se perdieron en la provincia durante el año pasado, la mayoría corresponde a las pymes. Si la normativa nacional que prohíbe los despidos sin causa está vigente desde diciembre de 2019, quiere decir que gran parte de esos miles de nuevos desocupados salteños no fueron cesanteados sino que se quedaron sin empleadores. Ahí hay un indicio del impacto de la pandemia en las pequeñas y medianas empresas locales, que antes de la COVID-19 y las restricciones que se impusieron para frenar la enfermedad ya venían golpeadas por el arrastre de la crisis económica que arrancó hace tres años.

Si bien en el primer trimestre los índices del Ministerio de Trabajo de la Nación mostraron que hubo un pequeño rebote en cuanto al empleo privado de Salta con respecto al año pasado, ese impulso no duró mucho. La segunda parte del semestre se vio afectada por la "segunda ola" de la pandemia y las consecuentes medidas para frenar la circulación. En esta última etapa hubo un "estancamiento".

"Las cosas se volvieron a estancar, pero hay rubros como el turismo y la gastronomía que están más castigados por las restricciones", explicó López Fleming.

Aclaró que la situación podía ser mucho peor si es que no se hubieran implementado programas para sostener a las empresas como el ATP (Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producción) y el Repro (Programa de Recuperación Productiva). "Hay empresas que pudieron subsistir con esos programas sin tener que despedir empleados", sostuvo la titular de la Cámara Pyme.

Sin crecimiento

El último reporte sobre el mercado laboral del Indec da cuenta de que en la capital salteña y alrededores se congeló el nivel de desocupación, pero no se generaron nuevos puestos de trabajo. Entre enero y marzo de este año la desocupación fue del 10,6% del total de gente que busca trabajo contra el 10,7% de iguales meses de 2020.

En los dos períodos la cantidad de desocupados fue de 32 mil, de acuerdo al organismo de estadística y censos.

En cuanto al nivel de empleo, en el primer trimestre fue de 42,1% contra el 42,6% de un año atrás.

En el primer trimestre de 2020 había 82 mil trabajadores que buscaban otro empleo para obtener mejores ingresos. Un año después se produjo una caída significativa: se redujo a 67 mil los ocupados demandantes de empleo. Es decir que menos gente tiene expectativa en el mercado laboral salteño. En este ámbito, la tasa bajó del 27% al 22%.

El resto de los indicadores laborales en Salta se mantuvieron prácticamente sin cambios. La subocupación, correspondiente a las personas que trabajan menos de seis horas por días, pasó de 12,8% al 13,4%.

El nivel de actividad apenas bajó del 47,7% al 47,1% este año. Y la población económica activa no mostró variaciones: hay 302 mil salteños en condiciones de tener trabajo.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...