Inseguridad: "En Orán la gente  vive con el temor latente"

Hace poco más de una semana, el viernes 3 del corriente mes, una docente fue víctima del violento accionar de motochorros en Orán. El hecho ocurrió a plena luz del día, en horas de la tarde -cerca de las 16-, cuando la mujer de 44 años llegó a su casa tras dar clases en la escuela San Antonio de Padua. Mientras esperaba que le abrieran la reja tres motochorros irrumpieron en el lugar, uno de ellos pasó corriendo, le arrancó la cartera y la tiró desde la vereda hasta la calle. "Fue todo muy rápido y muy violento", aseguró la víctima. Los policías lograron detener al sujeto que arrastró a la docente tras robar su cartera, otros dos delincuentes siguen prófugos.

"Vivo a dos cuadras del colegio, y voy y vuelvo caminando, ese día me pare afuera de la casa para que me abrieran y de golpe sentí que me tiraron de atrás, cuando abrí los ojos estaba en el suelo, llena de barro y muy golpeada", le contó a El Tribuno la docente norteña. El impacto fue violento, "desde la vereda me hizo llegar hasta el medio de la calle prácticamente", sostuvo la víctima, que quedó con fuertes golpes en el cuerpo, en ese momento y fiel a su amor por lo que hace "me aferré fuerte a la carpeta que tenía en mis manos, es algo muy valioso para mi trabajo".

En medio de la salvaje acción la víctima no pudo ver demasiado, "solo una moto que se iba a varios metros de distancia". Los delincuentes se llevaron la cartera con la documentación de la docente -tarjetas de crédito y débito, DNI-, un celular, los lentes de trabajo y 5.000 pesos.

Si bien el violento asalto ocurrió en una zona céntrica de San Ramón de la Nueva Orán, en la zona hay un pasaje -Guerrero al 800- que no suele ser habitado. A pesar del mal momento que tuvo que soportar y sufrir, la docente reconoce que podría haber sido mucho peor. "Tenía la cartera colgada, no cruzada, porque tenía en mis manos la carpeta y otros objetos de la escuela. Dentro de todo caí de buena forma, porque si bien sufrí golpes muy duros podría haber sido mucho peor".

Se define como una mujer que suele tomar los recaudos necesarios contra la inseguridad, nunca imaginó que algo así le podía pasar pero pasó. "Sé que el peligro existe pero nunca imagine que podía pasarme. Por más que tomes todos los recaudos le puede pasar a cualquiera, estas personas actúan así, de forma sorpresiva y con mucha violencia, sin importarles nada", sostuvo M.P.O.

En varios pasajes de la charla la docente remarcó que en "Orán la gente vive con miedo, con el temor latente porque sabe que pasa y cada vez con mayor frecuencia. Con esto que me pasó me enteré de un montón de hechos similares, sobre todo contra mujeres a quienes le arrebataron la cartera y las terminaron arrastrando, como fue en mi caso, o incluso llegaron a golpearlas".

Después del atraco, que ocurrió a una cuadra y media de la comisaría 20 de la ciudad, los efectivos lograron detener al sujeto que arrastró y sustrajo la cartera de la docente, mientras buscan intensamente a los otros dos, que pasaron por el pasaje a bordo de una moto. El hecho quedó registrado en cámaras de seguridad privada que tienen los vecinos de la docente en la zona, y es una prueba irrefutable del peligroso accionar de los ladrones.

Agradecida por la ayuda que recibió

Sin entender muy bien lo que había sufrido, shockeada con la situación, “cuando me levanté inmediatamente los vecinos salieron a socorrerme, quiero remarcar esto porque los vecinos se portaron muy bien, incluso personas que pasaron por el lugar ofreciendo ayuda, quiero agradecerles a todos ellos, a mis alumnos, a los policías que también actuaron muy bien, llegaron rápido al igual que la ambulancia, en ningún momento me dejaron sola”, sostuvo la víctima.
“Hay que cuidarse, ojalá esto disminuya, no se cómo o a quién le compete pero algo hay que hacer porque estamos todos cansados de vivir así, no se puede vivir de esta forma con el temor latente de que estás en la calle y de golpe te pueden destruir la vida porque te tiran como si fueras cualquier cosa con tal de sacarte dos pesos. Nos tenemos que cuidar entre todos hasta que las autoridades despierten y se den cuenta que el problema es grave”.
“El viernes volví a dar clases y todos me preguntaban por qué volvía, lo hice porque sentí la necesidad de seguir adelante, para decirles a mis alumnos, que también se preocuparon por lo que pasó, que la vida sigue y uno no tiene que perder ese objetivo, hay que seguir para adelante peleándola”, apuntó la docente.
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...